lunes, 29 de octubre de 2012

Adiós del todo



(foto C. Aftel)

...hay que saber acabar con este equívoco. Nuestros caminos son distintos y es necio que yo esté queriendo enderezar el suyo o torcer el mío.
Adiós del todo.
(JRJ. Epistolario)

9 comentarios:

  1. CUANDO NO SE PUEDE ENDEREZAR NADA; MEJOR DECIR NO MÁS!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente cierto. Un gusto visitarte.

    ResponderEliminar
  3. Mejor perder una mala relacion, que conservarla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una firme decisión, pero muy acertada

    Un placer llegar hasta tu espacio, lo conocía de hace tiempo y le perdí la huella

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Perverso empeño, ése del ser humano (me da igual su sexo) de cambiar al otro. Además de no funcionar, no tiene ninguna lógica. ¿Hay que deducir que te enamoraste no de él/ella sino de lo que ya preveías que, con un poco de ayuda, él/ella podría llegar a ser? ¡¿Pero qué somos, escultores?! Parece más honesto comprarse un/a muñeco/a hinchable. Besos.

    ResponderEliminar
  6. esto seria haber elegido con el corazon pero decidir con inteligencia...excelente!

    ResponderEliminar
  7. Hola amigo Manuel, feliz día.
    Cuando no se puede ni se quiere nadar a contra corriente es mejor decir adiós del todo y cada uno andar su camino.
    Nada es para siempre.
    Todo en la vida tiene fecha de caducidad, menos la eternidad.
    MA.

    Un abrazo de MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!