Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Aguardo quinientas veinticinco horas

Imagen
(fotos del autor)
A los telefonillos portátiles les dicen “móviles”, en España, y "celulares", en algunos países del otro lado del mar océano.
Cuando llamo a una mujer de las nuevas a menudo ocurre que se acaba su batería a poco de empezar a hablar.
Las chicas me dicen:
- Te llamo luego, cuando llegue a casa…se va a cortar, no queda batería.
Deben dormir en el parque, porque el móvil no suena luego.
¿Cuándo es luego para una bella mujer?
Una hora. Pasa una hora de la cita convenida para la cena.
Suena mi aparato en el restaurante. Me dice ella:
- Ahora no puedo hablar. Voy conduciendo, no tengo manos libres ni apenas cobertura y la batería se está muriendo.
Pido otro vino y apunto en mi cuadernito “moleskine”. Sumo los tiempos de mis esperas a ellas, a las distintas ellas. En los últimos tiempos, desde que desperté en la clínica de mi letargo sabático, he invertido en aguardar el advenimiento de La Mujer unas quinientas veinticinco horas con cuarenta minutos. Toda una vida.
- ¿Quedamos…