domingo, 20 de noviembre de 2016

Aguardo quinientas veinticinco horas





(fotos del autor)

A los telefonillos portátiles les dicen “móviles”, en España, y "celulares", en algunos países del otro lado del mar océano.

Cuando llamo a una mujer de las nuevas a menudo ocurre que se acaba su batería a poco de empezar a hablar.

Las chicas me dicen:

- Te llamo luego, cuando llegue a casa…se va a cortar, no queda batería.

Deben dormir en el parque, porque el móvil no suena luego.

¿Cuándo es luego para una bella mujer?

Una hora. Pasa una hora de la cita convenida para la cena.

Suena mi aparato en el restaurante. Me dice ella:

- Ahora no puedo hablar. Voy conduciendo, no tengo manos libres ni apenas cobertura y la batería se está muriendo.

Pido otro vino y apunto en mi cuadernito “moleskine”. Sumo los tiempos de mis esperas a ellas, a las distintas ellas. En los últimos tiempos, desde que desperté en la clínica de mi letargo sabático, he invertido en aguardar el advenimiento de La Mujer unas quinientas veinticinco horas con cuarenta minutos. Toda una vida.

- ¿Quedamos ya para mañana? digo

- Mejor te llamo luego. Cuando llegue a casa, me dice.

Nada. No suena nada. No pasa nada.

Al día siguiente, me manda un mensajito de letras:

- Lo siento. Estaba cansada y me dormí viendo la tele.

¡Natural!, son criaturas jóvenes, libres e independientes.

- Quedaste en llamarme, recuerdo el día de después…

- No pude. A mi prima le dio un cólico nefrítico. La llevé a urgencias en Alcalá.

- Voy en un taxi. La calle está cortada y hay un tapón enorme. No me esperes. Te llamo luego.

He pasado de ser el hombre que duerme, a ser el hombre que espera.

- No me esperes que tengo que sacar al perro.

- Claro. Lo que pasa es que ya te he esperado una horita. ¿Me la devuelves? insinúo.

- Ahora no puedo. Te llamo luego. No tengo saldo, me dice ¿Por qué no me llamaste ayer?, añade



-Pues…porque quedaste en llamar tú, contesto.

- ¿Y eso que tiene que ver?, replica ella airada.

- No quería agobiarte, susurro.

- Corazón, contigo nunca se sabe. ¡Eres más rarito!, termina la diosa de socrática.

- A ti te pasa algo… ¿Tienes novia? Acusa otro día.

- Ya sabes que no, me defiendo yo.

- ¿Hay algo que no te gusta de mí? Me espeta.

- No es eso. Me gusta todo de ti menos tú cuando te pones imposible, replico de forma retórica…

- ¡Anoche me colgaste!, me acusa ella.

- No quería discutir. Nos hubiéramos dicho cosas irreparables, le digo yo.

- Pues dímelas ahora, añade.

- Cuando me veas triste y malhumorado, todo lo que tienes que hacer es quitarte la ropa. Tu desnudez me hace vulnerable, contesto.

Aburrido y solitario repaso los mensajes que he recibido hoy:

- Sí, pero más tarde. No tengo batería…

- ¿Ya se te pasó el cabreo?

- Anoche te encontré muy raro. Espero equivocarme.

- ¡Hola! Ayer me lié y después me fui a la camita. Besitos muchos.

- Hazme una perdida, que estoy en el trabajo.

- Salí del fisioterapeuta y te hice una perdida. Cené y me dormí.

- Toc… toc… ¿Me llamas luego?

- En ké stás pensando en ste instante?

- Gracias por todo. Igualmente.

- Cuando kieras.

- Hola! Ya te has olvidado de mí…? Besos.

- ¿Duermes?

- ¿Te veo mañana?

- Pienso en ti y…

- ¡He soñado contigo!

- Mañana te veré.

Pero nunca llega ese mañana.

- ¿A qué hora vendrás? inquiero.

- A la que tú quieras, contesta.

Quiero ahora, me digo para mis adentros…

41 comentarios:

  1. hola Manuel,
    a mi me parece que son excusas para no conversar!. ... O me equivoco? Puede ser que me equivoco! Ojalá me estoy equivocando.
    Yo prefiero no andar con el "Handy" pues así lo llamamos nosotros en Alemania. Muy simpático este post!

    un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. Rebecca ¡ y yo que pensaba que eran problemas técnicos de las conexiones telefónicas...! ¡Qué desilusión!
    Abrazos con mi gratitud, querida amiga Rebecca.

    ResponderEliminar
  3. Ahhhhhhhh......!!!!como la vida misma, me encantó.....risas y mas risas.....es que cuando no vá no vá.........mejor otra carita otro corazón y otro móvil que tengan el mismo o similar sonido........


    Que bueno.!!!!


    Un abrazo grande Manuel Mª

    ResponderEliminar
  4. jaja

    mi extraña fascinación me lleva a hacer toda clase de tonterías...

    este relato o alguno parecido ya lo habías escrito antes, no?
    no creo que las mujeres traten de evitarle con toda clase de excusas...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias Merce! Yo sigo en mis trece: la culpa tiene que ser de las compañías de telecomunicaciones...¡No me cabe otra hipótesis en la cabeza!
    Un abrazo por teléfono fijo...

    ResponderEliminar
  6. Esilleviana, sabes más que los ratones "coloraos".
    Sí, la base del relato tiene un año, más o menos. Rebusco por mis "fondos de armario", repaso a fondo, quito y pongo, cambio título y fotos y...¡hale, a forrarme con los derechos de autor!
    Abrazo y firmo.

    ResponderEliminar
  7. Hay mas ellas por allí que estarían gustosas de tus galanteos...

    Mira a los costados Hombre!!!!!!!! Y dejate ya de telefonitos...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. LA NOVIA, yo mirar, bien que miro,pero...¿tú crees que me ven? OK, luego te llamo...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Muyeres, quien las entiende! como dirían por la mi asturies. Beso.

    ResponderEliminar
  10. estimado amigo te recomiendo que tires los telefonillos y practiques tu sedución mirando a los ojos a la chica, no ves que los telefonillos son muy fríos, besinos de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  11. Me hiciste reir...que es algo raro últimamente.
    Esto me recuerda la manera de enamorar del tiempo de mis abuelos, una piedrecita a la enamorada o a la pretendida y se enteraba, si señor, aunque fuera por dolor.
    Es mejor mirar a los ojos, muchas veces está delante pero no sabemos ver. Esto de la tecnología con faltas de ortografía (por los mensajes) me supera.
    Tu di lo mismo...me quedo sin bateria!
    Besos de domingo que ya es lunes...Mañana hablamos.

    ResponderEliminar
  12. Menudo torrente de ideas y conversaciones. Muy buena técnica. En lo de esperar, ya estamos todos acostumbrados.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuel,

    Me uno de pensamiento a Ozna- Ozna...si al final seguro que comunicarás antes con el teléfono "rojo " de Moscú y Putin de vuelta..

    Mil besos amigo

    Maite

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno, buen texto.
    ¿Qué hacer cuando te dicen "hazme una perdida"?
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  15. emejota,en Asturies los móviles de mujer...¿tienen siempre cobertura? ¡Que me radico allí! Besos

    ResponderEliminar
  16. OZNA-OZNA, ¡gracias y besos! Debe ser cosa de la temperatura, sí.

    ResponderEliminar
  17. Lo que le apetece a Ofelia...¡Me gusta que sonrías! Cobertura, yo siempre tengo, pero no suena...

    ResponderEliminar
  18. ¡Gracias Carlos Galeon! Quien espera desespera....

    ResponderEliminar
  19. Maite, ¿verdad que viste más Poutin, en francés? Beso.

    ResponderEliminar
  20. Francesc Cornadó, en realidad, yo no deseo perder a ninguna mujer, lo que quiero es que una mujer malvada me pierda a mí....Salu2

    ResponderEliminar
  21. Manuel genial tu texto jeje. Real algunas veces es como la vida misma.
    Digo yo, no es mejor llamar por el teléfono fijo cuando estén en casa a tus lindas mujeres.
    Alguna quedara contigo sin escusa loca de móvil ,cuando le de la gana claro por que están todas muy ocupadas en su mundo y el que espera desespera.

    Cuantas horas perdidas,quinientas venticinco horas,al móvil son muchas horas, sin conseguir una rosca.Jejeje

    Besos de MA para ti amigo.

    ResponderEliminar
  22. MA, querida, en el cómputo de horas perdidas incluyo también los tiempos de espera en restaurantes, teatros, salas de conciertos..etc,etc.
    Lo del fijo sería lógico, pero a veces...ya sabes, en fin,...puede haber otras personas "presuntos implicados"...No lo digas a nadie.
    Besos, muchos

    ResponderEliminar
  23. Manuel, ¡te está bien empleado! (dijo la abuela Cebolleta) Las jóvenes se creen inmunes a la vida, y además ¡las escoges con muy poco sentido del humor! Ayyyyysssss... ¿por qué no me quieres a mí? jajajajaja

    ResponderEliminar
  24. Alice vio la luna...¿y quién te ha dicho a ti que un servidor no te ama?...lo que pasa es que tú, querida Alice, unas veces te pierdes y otras ves la luna...Y no hay manera, niña, no hay manera...

    ResponderEliminar
  25. Y yo que pensaba que esto me sucedìa a mi, nada mas.

    No hay nada nuevo bajo el sol.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. El Gaucho Santillán, efectivamente, lo nuestro es contagioso...Abrazos solidarios.

    ResponderEliminar
  27. Manuel,
    Ser mujer joven, libre e independiente da derecho a dar plantón, a escribir "no te kiero" con "K", a decir "ahorita, ahorita" y tardar nueve semanas y media y a que te dejen un mensaje en el BlackBerry que diga: "Hola, gato pardo peludo".
    Amigo, la telefonía arruinará tus relaciones.
    No he podido escribirte antes, ¿me crees, verdad?

    ResponderEliminar
  28. Loli Salvador, te creo, te quiero, te adoro y te compro un loro...

    ResponderEliminar
  29. Muy dinámico y expresivo este texto tuyo.
    Realmente, ella no quiere verte y da excusas. Una espera vana. Más vale poner la atención en otra parte, ¿no te parece?
    Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  30. Bueno pues eso...
    ...te llamo luego.
    Seis besos y ya vas servido por hoy

    ResponderEliminar
  31. Manuel te escribí largo el otro día, pero al parecer no llegó, voló, no sé. Ya bájese de ese balcón amigo, enfrente a la vecinita, agárrela de la mano y tire a la basura el celular, la cámara de fotos. Búsquese una cubeta y salpique a quien le tiente

    ResponderEliminar
  32. Me dejas pensando, Manuel...

    Hay una Kayla tardona en mí, que manda a menudo mensajes parecidos a los que he leído...
    Pero hay otra, la Kayla puntualísima que sufre esos mensajes de algunos desconsiderados...

    Es mucho tiempo esperando el que dices; da para leerse un montón de libros...

    Un beso puntual ( o dos).

    ResponderEliminar
  33. ¡Gracias Kayla! Acostumbro a llevar un librito de poesía tamaño bolsillo y mi inseparable block moleskine...Beso a ambas Kaylas

    ResponderEliminar
  34. ¡Gracias Isabel Martínez Barquero! ¿ella o ellas...?
    Afecto y gratitud para ti.

    ResponderEliminar
  35. Belkys, hago lo que puedo y lo que me dejan...pero ¡estoy en el camino y en forma!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  36. 40añera, contigo me pasa siempre; como quiera que "en confianza da asco", acostumbro a dejarte para el final...Por cierto ¿Por qué no me llamaste ayer?
    Besos

    ResponderEliminar
  37. 40añera, te llamo en cuanto llegue a casa...¡Mañana quedamos! Besos

    ResponderEliminar
  38. yo soy del lado del oceano en que se le dicen "celulares"
    y las minas nos dan tales esquinazos... que ya ni pienso en la hora que llegara por que es al pedo...
    Salud

    http://lapoesiadepapillon.blogspot.com/
    Poesía y Libertad

    ResponderEliminar
  39. ¿No será, me pregunto yo, que las escoges demasiado jóvenes y activas, con demasiada(s) personalidad(es)? Y desde luego con una forma intolerable de escribir los mensajes de texto. Besos.

    ResponderEliminar
  40. Papillon, mil gracias a vos...¡Bello lenguaje de Ultramar! ¡Aire fresco en mi cuaderno! ¡Poesía y Libertad!

    ResponderEliminar
  41. Salomé Guadalupe Ingelmo, ¡Qué razón llevas! ¡jóvenes, activas por la acción en sí, mudables! Besos, querida amiga.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!