jueves, 11 de octubre de 2012

Me gustan todas


,
(foto de Jock Sturges)


No me atrevería yo a defender mis licenciosas costumbres
ni a luchar con las armas en defensa de mis vicios.

Lo admito, si de algo sirve reconocer las faltas:
ahora bien, tras reconocerlas, vuelvo insensato a mis pecados.
Odio, pero no soy capaz, en mis deseos, de no ser lo que odio ser:
¡ay, qué duro es soportar lo que deseas quitarte de encima!

No tengo, en efecto, fuerzas ni normas para regirme a mí mismo:
soy arrastrado por rauda corriente, cual popa de navío a la deriva.

No es una belleza concreta la que excite mi amor:
existen cien razones para que esté yo siempre enamorado.

Si una mujer bajó sus ojos ruborosos hacia la tierra,
me abraso y ese pudor es para mí una como una emboscada;
si otra es provocativa, cautivo quedo porque no es sosa
y me da esperanzas de moverse bien en mullido lecho.

Si parece huraña y émula de las sabinas puritanas,
pienso que quiere, pero que en el fondo está disimulando;
si eres culta, me agradas por estar dotada de extraordinarias
cualidades; si inexperta, me gustas por tu sencillez.

Aquella mujer que dice que los versos de Calímaco son rústicos al
lado de los míos: a la que agrado, al instante ella me agrada;
está también la que me critica a mí, poeta, y a mis versos:
desearía tener debajo de mí los muslos de la detractora.



(foto Henri Lartigue)


Chica que camina delicadamente: cautiva con su meneo; otra mujer es ruda:
pero podrá ser más suave al contacto con un hombre.

A ésta, porque canta dulcemente y modula con gran soltura
la voz, quisiera darle besos robados mientras canta;
esta otra recorre las quejumbrosas cuerdas del arpa con su hábil
pulgar: ¿quién no se enamoraría de manos tan sabias?

Aquélla agrada con sus gestos, mueve ritmicamente los brazos
y contonea su delicada cintura con sensual destreza: por no hablar
de mí, a quien cualquier cosa altera…

Tú, porque eres tan alta, igualas a las antiguas heroínas
y puedes ocupar tendida toda la cama; aquella otra es manejable
por su pequeñez; las dos me pierden: la grande y la chica se
avienen a mis deseos.

Si no está arreglada: me imagino lo que ganaría arreglándose;
Si está acicalada: ella misma exhibe sus propios encantos.

La mujer blanca me cautivará, también me cautivará la rubia:
pero también es agradable Venus en el color oscuro.
¡Si cuelgan oscuros cabellos de un cuello de nieve…!
Leda era el centro de las miradas por su negra cabellera;
si amarillean…, agradó Aurora por su cabello azafranado:
mi amor se acomoda a todas las leyendas.

La joven me atrae, me seduce la madura:
aquélla es superior por su físico, mas ésta es la que sobresale.

Ovidio (43 a.C.-circa 17 d. C.) Amores,II,4

He tomado el texto de Ovidio de la Antología de la Literatura Latina de Fernández Corte y Moreno Hernández; me he permitido introducir numerosas correcciones y adiciones para procurar una lectura más fácil, aunque cuidando de no perder rigor y sabor al gran Ovidio.  

8 comentarios:

  1. En tiempos de Ovidio la ciencia no había avanzado hasta el punto en que se encuentran hoy en día muchos hijos del sol naciente. Puestas así las cosas, como expresa Ovidio, si viven mansamente en la imaginación de uno y se dejan follar, estupendo, pero cuando dejan de convertirse en vaginas sugestivas para protestar por lo que sea.... ayyyyy que sanpedro nos coja confesados. ;) Bs.
    Lo se de buena tinta y no solo es aplicable a las hembras sino a los varones que las desean y viceversa.

    ResponderEliminar
  2. "Mucho amor germina en la casualidad; tened siempre dispuesto el anzuelo, y en el sitio que menos lo esperáis encontraréis pesca". "Las mujeres lo negaran o lo aceptaran, pero lo que siempre quieren es que se lo pidamos". Publio Ovidio Nasón.
    Ésta última cita me recuerda a la Unión Europea cuando desea que España pida el rescate... jaja.

    Usted es un galán, cortejador con pocas pretensiones, entre ellas: cosquitar a cualquier chica/mujer/señorita/moza/dama/fémina/doncella que te sonría jajaja -no le estoy sonriendo, se lo aseguro-.

    Un beso, señor seductor

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaja!!! gracias.

    No había leido esto desde los 15 años.

    Todas te gustan, pero hay UNA.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡ Hombres...!

    Un beso muy femenino ( o dos).

    ResponderEliminar
  5. Me imagino que sea lo mismo que no querer a ninguna ... es apenas apreciar lo bello, lo dudoso, lo insospechoso ... en verdad eres libre, para poder decirlo ... megustan todas ...

    Amar ... querer ... pienso ya sea una otra cosa ...

    O no?...

    ResponderEliminar
  6. Acercandome a ti a traves de estas lineas, deseandote una muy buena semana y compartiendo algo leido:

    "Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia"

    Cariños

    ResponderEliminar
  7. bien , me encantó!!!! ya se en face...pero non mi piace molto....digo los blogs me gustan mas!
    un abrazo
    lidia-la escriba

    www.nuncajamashablamos.blogspot.com blog nuevo!

    ResponderEliminar

  8. Permite decirte que de conquistador ni un quinto. Tienes de seductor lo que yo tengo de seducida jajajaja Es cierto platicar con todos es bonito, te hace sentir bien, en lo particular así me gusta...a saber lo que es la vida, uno para todas, todas para uno, resumiendo. saludos

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!