martes, 11 de septiembre de 2012

Pensar por cuenta propia



¡Nada, sí, nada, nada!...




No hay más yo que mi propio pensamiento.

13 comentarios:

  1. No sé, prefiero pensar que no todo en mí es racionalidad.
    Me hiciste pensar.
    Salludos

    ResponderEliminar
  2. Somos lo que pensamos... Es lo realmente nuestro.
    Mi beso espontáneo.

    ResponderEliminar
  3. Y solo el pensamiento vivido tiene valor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. si se encuentra no es poca cosa, jeje...ya estan todos besos

    ResponderEliminar
  5. reducidos a la razón, piengo y luego...
    Salud Sr!

    ResponderEliminar
  6. A veces y ...solo a veces nos encontramos vacíos por dentro y por fuera y dan ganas de gritar eso... Nada, si...nada, nada...no hay "nada nuevo bajo el sol" Otras veces pareciera como si yo no soy otra cosa que inteligencia cósmica incluido pensamiento...sin cuerpo...sin yo, como materia.
    Un gusto leerte y que nos hagas reflexionar Manuel María
    abrazos cordiales

    ResponderEliminar
  7. Y sentado en esa banca, el pensamiento te absorbe tanto que no escuchas el fragor del automóvil que va pasando, o colocas atención en la respiración del muchacho que camina con una tranquilidad, sin prisa, creo yo. Yo a veces estoy pensando así, me distraigo con todo el medio ambiente, no sé si tomarlo para bien o para mal. Me gusta estar al contacto con todo.Saludos María

    ResponderEliminar
  8. Huy huy huy que nos ronda la misma pájara. Bs.

    ResponderEliminar
  9. somos el producto de nuestro pensamiento,actuamos segun nos manda,es lo mejor que tenemos...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Canta una sevillana:
    ..."Pensamiento mío
    no me traiciones
    y no culpes a nadie, pensamiento
    de mis errores".

    Bss

    ResponderEliminar
  11. Los pensamientos vuelan alrededor de nuestra cabeza en secreto y nos hacen reflexionar.
    Somos pensamientos vivientes jajaa.
    Besos de MA y feliz día.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno tu blog
    jajaja me encanta lo que dices y como lo dices

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!