Romance de Ayala


(foto del autor)

Cerrojos de hambre y espinas,
tristeza de Carmelitas,
allá en tu Ayala amanecen,
mientras mi alcoba se crece
helándome el corazón.

¡Qué lejos te llevaría!
¡Si pudiera, vida mía!

Pasión y emoción cedieron
ante el yerro de razón
y mudaron en estatua
los gestos del corazón.

¡Oh Carmelitas descalzas
devolvedme el mío amor!
Sola y muda ya me deja
Solo y mudo ya marchó.


¡Déle Dios buen galardón!

Comentarios

  1. Muy místico el poema, lleno de amor y dolor.
    Abrazos fraternos de MA y feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Un poema muy sacro para estos dias de Noviembre. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Entradas populares de este blog

Aguardo quinientas veinticinco horas

El alma de mi hermana

Antes de pasar por las armas