sábado, 5 de octubre de 2013

Carta de un amigo a una amiga de mi amiga


(el autor de este enredo, enredando en Atenas entre monedas y sellos)

Llega a mis manos la carta que un amigo de mi amiga envía a una amiga suya, correo que, con permiso de todos los presuntos implicados, transcribo tal cual, sobre todo porque está redactada por mí:


““Entre amigos no hay ofensas que agravien largo tiempo. No pasa nada, salvo las huellas de arañazos que, irremediablemente, quedan un tiempo sobre la piel del corazoncito de cada uno.

En los últimos años, he escuchado, en varias ocasiones, la teoría de la superior velocidad de sus circuitos cerebrales y conexiones neuronales en boca de mujeres fuertes y presuntamente independientes y autosuficientes. Sin ir más lejos, una de mis hermanas la esgrimió, hace pocos días, ante su maridito lindo. Del otro lado del género humano, mi mismísimo padre, persona de trato difícil y en ocasiones desagradable, solía decir: "Cuando fulanito va, yo he ido y he vuelto tres veces".

En lo que a mí concierne, en esta etapa de mi vida, prefiero vivir la vida en "tempo moderato" que, como bien sabes, es un movimiento intermedio entre el "andante" y el "allegro". Hace unos meses, una mujer con la que tonteaba un poco me dijo:

- Es que yo trabajo en tres pistas a la vez...

Mi respuesta, formulada con respeto y afecto, fue como sigue:

-Por eso será que estás siempre dispersa y difusa...Trabajar simultáneamente en tres pistas es bueno para el circo, pero no deseable para vivir en paz consigo mismo.””


Por mi parte, desconociendo qué cosas acaecieron entre esa pareja de cuerpos y almas, uno mujer y otro hombre, no me queda más remedio que sacar a relucir las viejas dudas que abrigo sobre la posibilidad real de que una persona hombre y otra persona mujer quienes, tiempo atrás, compartieron sexo, puedan transformar su relación de escalofríos y relámpagos en otra de simple amistad.

Y no se diga si uno de ellos mantiene encendido el rescoldo de su amor hacia él o hacia ella ¡Sería preciso tener en las venas sangre de horchata!

6 comentarios:

  1. Es maravilloso cuando se vive en "tempo moderato" con la consciencia de que en cualquier momento, si se desea, se puede pasar (dulcemente?) al "allegro"...
    Un beso entre el moderato y el siguiente...

    ResponderEliminar
  2. Bueno... mi querido Manuel...hay que tener mucha agilidad física para actuar en ese circo que mencionas. Pero la vida es un juego y hay que conocer muy bien las reglas...porque ¿cómo burlarlas si no?

    Cuando a todos, toditos, se nos meta en la cabeza que el amor dura un rato...nos sentiremos muchísimo mejor...y nunca se convierte en amistad; eso es un camelo, querido, egoísmo puro y duro...y lo de "duro" sin quedan agallas, por que si no ni eso....


    Tu querida amiga de siempre, Marian.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  4. Pensaba en la frase tu padre y me acordé del refrán: "cuando tú vas por la leche, yo ya vengo con el queso".
    Trabajar en tantas pistas, no suma posibilidades, las resta, es más una tempestad que un buen puerto.
    El rescoldo de uno solo tiene mal pronóstico, vamos a imaginar un rescoldo de dos, para que ambos se arrepientan de haber perdido un tiempo precioso.
    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  5. Manuel:
    Es una buena elecciòn vivir en "tempo moderato".
    En algunas ocaciones hay que dejar que las cosas fluyan sin forzarlas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Siempre eres propositivo,en tus entradas. Pues las cenizas dicen por ahí "cenizas quedan" para mi gusto. El pasado amatorio quedó atrás, son muchos kilómetros por el medio. Años que hacen cambiar desde el humor hasta el olor y pues ni para amistad me pintan los fantasmas

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!