jueves, 28 de febrero de 2013

No he conocido una mujer igual a otra



(fotos del autor)

«Todas las mujeres son iguales. Sólo las diferencia su sentido moral» dice Röhmer.

En el origen, las mujeres fueron territoriales. Los hombres cazadores o nómadas.

Necesito una esfera de libertad cada vez más reducida en lo espacial pero más nítida e inviolable en lo moral. Mantengo algunos principios encerrados en la caja negra de mi memoria. Cuanto mayor soy me siento más radical, y cuanto más radical, más libre.

Con palabras de buena crianza ahora voy a poner una enmienda a Röhmer. Un neuro-científico por nombre Damasio, premio de investigación Príncipe de Asturias, demuestra en la revista “Nature” que el sentido, el juicio moral, depende, muy mucho, de las emociones. Las personas que tienen dañado el córtex prefrontal ventromedial tienen alteradas seriamente sus emociones -como la compasión, la vergüenza y la culpa- relacionadas con los valores morales.

Y lo que es más curioso: la inteligencia, el razonamiento lógico y el conocimiento de las propias normas éticas son normales en esas personas.

He perdido la cuenta. De los días. Estoy fuera de tiempo. Ucrónico. Y de lugar. Utópico. Nunca he estado en fiestas abiertas. Sanfermines, Fallas, Feria de Sevilla, El Rocío. Jamás estaré, y no por agorafobia, sino porque no tienen meollo.

Mi única obligación constitucional es seguir vivo. Más o menos. Nada ni nadie me obliga a leer prensa. Ni a ver televisión.

El mar ruge contra el cabecero de mi cama. Me oigo decir en sueños: «dale a Clara los huesitos de mis ronquidos». Mañana hará un día relindo.


Clara y Tao duermen en paz. Escribo sobre su falda fugitiva. A duerme y vela:

 ¿por qué te has vestido?, me preguntó.

 Creo que vas a dejarme y no quiero que me pilles en bata, repliqué yo.

Posé mi mano en la rodilla de Ella. Aguda, estrecha, lisa, frágil, la rodilla de Claire. Ella tomó mi gesto de deseo por uno de consuelo.

¡Ah!: no he conocido una mujer igual a otra.

12 comentarios:

  1. Genial este blog y su contenido, lo enlace en mi lista de blog en "El Espacio de la Diversidad"
    Un saludo

    http://elespaciodeladiversidad.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. De no ser por la imaginación, un hombre sería tan feliz en brazos de una ramera como en los de una marquesa. Eso confirma, en parte, que apenas existan diferencias relevantes entre las mujeres. Naturalmente, lo mismo ocurre con los hombres.
    Bueno, he dicho esto un poco en broma, pero sólo un poco, ¿eh?

    Besosss.

    ResponderEliminar
  3. Un saludo desde el cómodo retiro de la edad pasota. Bs.

    ResponderEliminar
  4. Debe de haber mucha gente con el córtex prefrontal ventromedial fatal, especialmente en algunas actividades que ya no merecen el nombre de profesiones. Si de verdad creyese que has desconectado del mundo, creo que te felicitaría. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola,Manuel.
    Lo de toda las mujeres son iguales no es cierto. Tampoco los hombres lo son. Cada uno es diferente. En todo caso las minas que se quejan de que todos los tipos son iguales, el problema los tienen ellas por buscar siempre el mismo patrón o molde o sea "ajo y agua: a joderse y aguantarse". En la variedad está el gusto, no?
    Por eso, yo voy probando ppppffff y se lo pasa de bien... que ni te digo.
    Beso

    ResponderEliminar
  6. ¿Todas iguales?. Espera a conocerme. Dicen que soy lo nunca visto.
    En cuanto a confundir el deseo por el consuelo, creo que ella miró tu mano en su rodilla pero no miró tus ojos.
    Buenas noches Manuel. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. NO SE.. a veces me lo pregunto, sinceramente, y siendo de género femenino, no encuentro parecidos, con aquellas otras,mujeres...por suerte! somo seres indivisivles y únicos, como bien sabes vos...no somos una especie aparte, del mundo global, solo que a veces, siento, que no somos sinceras, que somos excluyentes,entre nos.,que miramos de pies a cabeza, a aquellas otras, a ver si está mejor vestida que yo, si su cuerpo es maduro y pesado, op delgado juncal,adolescente en la madurez...que se yo!,poeta, vos sabrás mucho mejor que quieres contar, o decir, con este post! y yo ,no se comentar nunca, nada,...
    gracias!!!
    un abrazo fraterno
    lidia

    ResponderEliminar
  8. HOLA , la verdad, no se, si lo que escribes es verdadero...soy mujer y como tal, no me llevo con mi género, hay una especie ,grata, por cierto, que somos seres unicos e indivisibles, lo cual no hace más facil la cosas, las mujeres en general, miran que llevas puesto, si tu cuerpo está pesado como el de una MADONA, de algun pintor-BOTERO- o bien, en la maduréz eres juncal, cual adolescente...no se...en verdad no se comentar, esa es la realidad!
    gracias
    un abrazo fraterno,
    lidia

    ResponderEliminar
  9. ¿Dónde paras? No sé si la mujer será o no de ficción, pero lo que sí creo es que estás en algún lugar (y no en las Fallas precisamente)donde es verdad que el mar golpea en la pared de la habitación donde te alojas, las olas te adormecen y sigues viviendo como un rey.(Lo último lo digo yo, lo primero es de otro blog tuyo donde confiesas que no vas a ninguna fiesta de estas grandes. Haces bien, que yo estoy en Valencia)
    Francamente, si todas las mujeres fuésemos iguales yo ahora mismo y aunque ya peine canas, estaría llorando amargamente...
    ¡Chao...!
    Que lo pases bien

    ResponderEliminar
  10. '...Yo conocí en mi primera reencarnación una réplica de mujer contra mujer.
    No hubo modo de desfibrilarlas: El corazón emitió su último y único latido.
    Y desperté.
    A partir de entonces, soy una, pura, simple e indivisa.
    Por si acaso...'

    Abrazos

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!