sábado, 26 de mayo de 2012

Lo que el viento me robó



El viento de la vida me robó
mis flores aquitanas.
Tan solo me dejó
el amargor del té de cada tarde,
primaveral y sola.


(las fotos están tomadas por mí con luz natural)

miércoles, 16 de mayo de 2012

Andaluz que soy


Perdonad.
Andaluz que soy, ocurre a veces, en noche callada y quieta,
que no sé qué hacer con la efusión sensual de mis sentidos
y la arrimo donde creo sentir unas flores y su belleza.


(una y otra foto están tomadas por mí en casa, con luz natural)

martes, 8 de mayo de 2012

Delirio de la noche urbana



(foto del autor)

Cuando el delirio de la noche urbana
abriré mi balcón
hacia lo azul zafíreo del firmamento,
y se colarán adentro tus sueños
¡oh ciudad inútil!
revueltos con mi desvelo.

¡No encenderé esa luz esta noche!
¡No y no!

A duerme y vela,
un quieto silencio
sorprende mi anhelo:
ni sones de campanas
ni de relojes de ciudad
que reboten en las tejas

¡No hay olas de ruidos callejeros!

Azoteas, cristaleras, nubes que
navegan sobre la idea urbana.

Al pronto, el cielo se viene abajo.
La lluvia diluvia contra
miradores, pináculos y lucernas.
Retumba el trueno,
fulgura la culebrina del relámpago
partiendo las nubes cárdenas.

El torreón vierte aguas  que ciegan
el aliviadero de la ática terraza:
¡la naturaleza, excitada, se estrella contra
el humano designio que fabrica altas
y materiales torres que arañan
la línea de un cielo codicioso y ciudadano!

Calma.

Flota una luna fresca.
Pienso en ella.
No deseo que vuelva.
Es tarde.
La noche delira, urbana.

jueves, 3 de mayo de 2012

¡Retumba la tarde frente a mí!



¡Perlas de luz!
Las gotas de los aguaceros de mayo rielan sobre mis cristaleras.
Centellas y cabrilleos de luz prometen una ociosa caída del sol poniente.
¡Retumba la tarde frente a mí!



(fotos del autor)