martes, 8 de mayo de 2012

Delirio de la noche urbana



(foto del autor)

Cuando el delirio de la noche urbana
abriré mi balcón
hacia lo azul zafíreo del firmamento,
y se colarán adentro tus sueños
¡oh ciudad inútil!
revueltos con mi desvelo.

¡No encenderé esa luz esta noche!
¡No y no!

A duerme y vela,
un quieto silencio
sorprende mi anhelo:
ni sones de campanas
ni de relojes de ciudad
que reboten en las tejas

¡No hay olas de ruidos callejeros!

Azoteas, cristaleras, nubes que
navegan sobre la idea urbana.

Al pronto, el cielo se viene abajo.
La lluvia diluvia contra
miradores, pináculos y lucernas.
Retumba el trueno,
fulgura la culebrina del relámpago
partiendo las nubes cárdenas.

El torreón vierte aguas  que ciegan
el aliviadero de la ática terraza:
¡la naturaleza, excitada, se estrella contra
el humano designio que fabrica altas
y materiales torres que arañan
la línea de un cielo codicioso y ciudadano!

Calma.

Flota una luna fresca.
Pienso en ella.
No deseo que vuelva.
Es tarde.
La noche delira, urbana.

18 comentarios:

  1. Qué romántica descripción de la ciudad...y a media noche mientras los gatos enamoran la luna pasajera...tu plasmas el alma de esta romántica ciudad...
    Me encantó esto:
    Al pronto, el cielo se viene abajo.
    La lluvia diluvia contra
    miradores, pináculos y lucernas.
    Retumba el trueno,
    fulgura la culebrina del relámpago
    partiendo las nubes cárdenas.

    ResponderEliminar
  2. La foto preciosa...!!!
    El poema...se diluye contradictorio, entre el anhelo, el presente de lluvia y tormenta y esa dulce calma procurada firme y con esmero.

    Seguro...que la luna te besa.


    Abraziños Manuel Mª

    ResponderEliminar
  3. La lluvia rompe el silencio de la noche urbana, en tu desvelo y la luna ilumina en tu ventana, después de la tormenta siempre viene la calma y la ciudad agradece que la lluvia refresque y limpie la atmósfera de una cuidad contaminada de humos y de ruidos en un asfalto recalentado.
    El agua de lluvia en la ciudad es un torrente deseado...
    Me gusta la foto parece una pintura y el poema urbano tiene unos versos muy hermosos son un canto a la naturaleza en la ciudad de los rascacielos...

    Un abrazo de MA amigo Manuel.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
  4. Un poema espléndido, se alza en su centro como un altar hacia el crepúsculo violáceo, se vierte una suerte de encarnación de tres estados emocionales contra (o hacia) el éter, la arquitectura y el agua como si de un trasvase íntimo se tratara, una permuta que la voz que contempla acepta como última espiración de un idilio solitario. Agradecida por tus letras, me ha gustado mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lafoto, parace una pintura de Richard Estes.

    Y el poema, casi èpico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo algunos fuertes chaparrones del mes de Mayo en el Madrid de aquellos años 50 y 60. Mmmm que maravilloso aroma a tierra mojada tras el chaparrón, rayos y truenos incluidos. Por levante no es lo mismo aunque llueva intensamente, por el Cantábrico si, ver llover así es un regalo para los sentidos. Todos. Bs.

    ResponderEliminar
  7. Son hermosas las tormentas. Limpian el aire y las almas.

    La foto,increíble.

    ResponderEliminar
  8. La palabra inquietud te empuja a la inspiración y ésta es mayor si el cielo no está despejado. Has escrito un poema precioso, da sensación de calma, de ritmo tranquilo. Es una de esas noches en que perdido a solas en la oscuridad puedes dormir con la ventana abierta y escuchar el rumor de las gotas que tintinean agitadas por una brisa tormentosa. La foto tiene buen color y un bello perfil, no sólo se puede comparar con el cielo sino que lo supera. Su ubicación privilegiada lo convierte en un lugar realmente especial.

    Besos Manuel

    ResponderEliminar
  9. Con ese rumor de lluvia que cae y se desparrama por el torreon...que mejor medicina que dormir a piernas suelta...yo tampoco quiero que regrese, vivo muy tranquilo tal como lo hago...un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado la fotografía Manuel, es bellísima, pare una pintura.

    Me gusta esa lluvia intensa que te despierta a medianoche....

    Preciosa descripción de esa noche urbana. Te dejo mi abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  11. La foto es preciosa, el poema me ha encantado. Saludos

    ResponderEliminar
  12. He disfrutado con el poema: la tormenta y la lluvia. La fotografía casi parece una pintura.
    Hasta la próxima

    ResponderEliminar
  13. El poema me ha encantado: tormenta y lluvia. La fotografía me ha parecido una pintura preciosa.
    Hasta la próxima

    ResponderEliminar
  14. Perfecta sintonía, la tormenta llega cuando más la necesitas. La foto, espléndida.

    ResponderEliminar
  15. Luego de la lluvia, flota una luna fresca.
    Muy inspirado. Tus imágenes se sienten cerca.
    Salud

    ResponderEliminar
  16. Hola Manuel, he conocido tu blog a través de Rob Dangal TV, me ha gustado mucho, y con tu permiso me he registrado como seguidor. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Y qué mujer podría competir con los elementos. O con la luna... Besos.

    ResponderEliminar
  18. Entretejes palabras que saben a gloria, aquí y allí.

    La soledad me place.

    Muchas gracias. Muchos besos.

    Luna

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!