sábado, 26 de mayo de 2012

Lo que el viento me robó



El viento de la vida me robó
mis flores aquitanas.
Tan solo me dejó
el amargor del té de cada tarde,
primaveral y sola.


(las fotos están tomadas por mí con luz natural)

15 comentarios:

  1. Es una brevedad hermosa y llena de melancolía.

    ResponderEliminar
  2. Es fantástico lo que escribes, ya sea breve o extenso. Disfruto cada letra.

    Un beso florido ( o dos).

    ResponderEliminar
  3. En todo el mundo las flores simbolizan la amistad y la felicidad...cuando algo muere en alguna parte, en otra se renace...seguro que alguna semilla guardas en tu mochila,sino es así...bastón, zurrón, sombrero y unas buenas botas camino de Garoña...Las fotos de un gusto exquisito...con genes canarios, me va el café...un saludo

    ResponderEliminar
  4. Mi estimado Manuel

    "Cuando una flor muere, nace una semilla, cuando una semilla muere, nace una planta… Y la vida sigue su camino más fuerte que la muerte."

    Te dejo mi abrazo de siempre...

    ResponderEliminar
  5. Bello!!

    "El viento es un exigente cosechero.
    El que elige el trigo, la uva y el verso...
    el que sella el buen pan ,
    el buen vino
    y el poema eterno."

    "Contra el viento no puede nada la voluntad del hombre."
    - León Felipe -
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tratando de rescatar al amigo de su languidez hago un ejercicio de libre asociación con esa flor de la dulzura. El Lilium oriental y la tetera son la excusa perfecta para solazarse.
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Tus jardines interiores siempre nos vencen de frutos. Besos y versos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Manuel, amigo mío regalamos flores en vida a los vivos y los muertos , a nuestros seres queridos...
    Es el lenguaje de las flores, el lenguaje de los sentimientos.

    Amor y dolor juntos entre las flores del alma...en el jardín del corazón se les recuerdan ...tomando cada tarde una taza de té o café se añora su compañía en soledad... muchas veces los recordamos y ellos, vivos o muertos viven en el alma de las flores al contemplarlas...

    Un abrazo de MA y feliz día.

    ResponderEliminar
  9. Manuel, en tus flores "aquitanas" ya había cierta connotación como de lejanía, de melodía íntima y antigua que tarde o temprano se dejaría vencer al temblor del viento (tiempo). Con pocas palabras y unas imágenes preciosas dices mucho, y sigues susurrando en el aire.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  10. La vida nos arrebata tantas cosas: momentos, placeres, amores, y a veces el dolor es tan grande, que nos quedamos atrapados en la nostalgia.
    Un abrazo Manuel, me alegra saber de ti.

    ResponderEliminar
  11. El viento te las robó y el mismo te las devolverá amigo. Me ha gustado mucho tu forma de expresar el sentimiento. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. El poema que leo es un susurro.
    Un lánguido susurro

    Un abrazo

    Luna

    ResponderEliminar
  13. hola pasa un artito por mi blogs q hay un Premio para vos, besos

    ResponderEliminar
  14. Venga, el viento no roba nada, al contrario es el encargado de transportar voces y mensajes. Si las flores se marchitaron es una pena, pero ese sabor a té amargo seguro que quedará en tu recuerdo, como el olor de esa flores muertas, mezcladas con ese viento de la tarde.
    Buenas fotos y un buen poema.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!