viernes, 13 de abril de 2012

Griega es la noche III


(foto tomada por el autor)

Volver a Madrid, desde la capital del Ática, me llevó todo el día de ayer. Retraso en la salida, retraso en la escala en Barcelona. Si no quieres caldo, toma dos tazas.

Llegué a casa con un cansancio infinito, que me he quitado tendiendo la raspa once horitas. ¿Acaso duerme usted como un bebé? Sí señora: me duermo, me despierto, lloro, hago pis…y así toda la noche.

Madrid, este poblachón manchego en medio de una paramera, está asqueroso. De sequedad, de suciedad callejera y de malas maneras.

Rebajas en El Corte Inglés. No se puede salir a la calle. En la noche, la temperatura apenas desciende. Fachadas y asfalto guardan celosamente el calor acumulado por el día. Así cuerpos y almas hierven, incluso de madrugada. Siempre he pensado que en julio se asesina poco… ¿Qué podría hacerse para mejorar esa estadística? Admito sugerencias.

Sólo desde la holganza y el aburrimiento, desde el «no se qué hacer» repetido como un mantra, puede surgir el acto creador.

“El tiempo muerto y el vacío de sus horas” (Wang Wei, 1634-1711).

8 comentarios:

  1. Se extraña lo que no se tiene.

    Si te mudaras a Grecia, añorarìas Madrid.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Está muy bien, sólo que estamos en abril y hace bastante fresquito.

    Cuando sea julio de verdad, cambiará la estadística.

    ResponderEliminar
  3. Volver al caos de la ciudad es volver a respirar asfalto de dia y de noche.
    Seria bueno entre asfalto y asfalto sembrar plantas y arboles...como huertas urbanas por doquier.
    Y en vez de regar las calles con agua ... mejor con maquinas de hacer nieve en invierno esplovorear la ciudad en los meses de julio y agosto para resfrescar el ambiente de la ciudad recalentada como un horno jejee no seme ocurre otra cosa.

    Un abrazo de MA para ti amigo desde Granada.

    ResponderEliminar
  4. No parece que hayamos coincidido en Grecia; he estado en Atenas, Corintos,Santorini, Meteora...) No en este orden, claro, pero por ahí... Una paliza, sí señor y a excepción de Santorini y Meteora que está tan alta, ya sabe, también está sucia de narices. Todo precioso y el pescado ese que te escoges tú mismo en las grandes peceras de los restaurantes, riquísimo. Las otras recetas, muchas, bañadas con demasiado aceite. Los taxistas...locos de atar igual que los otros conductores compatriotas que los critican. Salen por todas partes y si te descuidas, te atropellan en las aceras. Simpáticos ellos y guapos...Ellas más bien tirando a feillas a lo Irene Papas,sin depilar y algo "suyas".
    O sea: de todo hay como en Madrid pero tirando a peor y el viaje, aunque muy cansado con escala incluida yo lo repetiría cien veces pero también volvería otras tantas a casa porque nuestra capital, se diga lo que se diga, está más limpia. ¿O no, señor mío? Una pena que no haya una calle "Placa" en Madrid pero tenemos muchas cosas más...

    ResponderEliminar
  5. Piensa disfruta y vive tus momentos como si fueran los últimos

    La vida es una sorpresa
    No nos quejemos de la vida, quejemosnos de nosotros que no podemos ponerle vida a nuestros momentos
    :)

    ResponderEliminar
  6. el secreto de la desnudez no es la ropa....
    es el modo que se dicen las palabras

    ResponderEliminar
  7. Manuel un viaje accidentado ¿No?
    En el fondo echamos de menos lo cotidiano.

    Un abrazo,

    María Eva.

    ResponderEliminar
  8. Cuanto mas te leo menos te entiendo!! o entiendo mas lo que pienso..:)
    Feliz miercoles para vos
    Hay sol en Miami

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!