lunes, 23 de abril de 2012

En Dubrovnik con mis colegas y otros bichos III



Monsieur Pons, de Francia, continúa empecinado en su afán de hacer pelotillas con los mocarros.

La gorda francesa, ex-rusa blanca, me mira fijamente. ¡Qué lástima que no sea la Casta o la Deneuve! Veo un tío nuevo y feo en el sitio de UK Tiene su cara pegada a una gran nariz. Mi homóloga austriaca lleva un Jaeger-le-Coultre reverso con correa de acero, ¡precioso!

Para la historia: he sido recibido en la reunión con una ovación cerrada. Según me contaron luego, este encuentro en la sede croata de la Federación de Canaricultores Ovovivíparos y Franc-Masones de la UE, había transcurrido durante una hora y media sin luz, micros, ni traducción simultánea. Llego yo, directamente del aeropuerto, subo los seis pisos a pie, ya que parece ser que los ascensores también dependen de la energía eléctrica, entro en la sala… ¡et voilà!, ¡la luz se hace!

Me he sentido como un pequeño dios creador. Al fin y a la postre, "los dioses no tuvieron más sustancia que la que tengo yo" -escribió el genio de Moguer-.

Nicklaus, futuro presunto despedido de nuestra Federación, se le está ponirndo cada vez cada vez más cara de nazi. Massemberg, también alemán pero más normal, en la medida en que ello es posible, afirma que discutimos sobre una nebulosa. Desde hace 15 años, pienso yo, es decir, desde que fundamos la Federación.

¡Atiza Gorostiza!, la gran francesa ex-rusa se muerde las uñas con fruición. Tiene pelos de mujer gorda salvaje, como diría Guillermo Brown. El llamado Director Financial Markets Policy del Ministry of Finance, Mr. Ter Haar, de Netherland, es joven y feo. Se le va el ojo izquierdo. O sea, que es bizcochete el hombre.

¿Será Nicklaus un sátiro-acosador? Celeste, su secretaria, es rubia y bella. Me temo que sufre malos tratos. Celeste se parece a Jessica Lange. Un pavo que no identifico relaciona el resurgimiento del fraude fiscal con los atentados terroristas. Bien visto. Me he equivocado de tipo bisojo. El ojijunto es un asesor de la Federación. El tal Ter Haar es un holandés con pelos de loco. O de loca, quizás. Las dos Marías, una austriaca y húngara la otra, están dormidas. Mullen y Bömcke, durmiendo. Ya saben, no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo.

“Progresser a tout vapeur”. No había oído la expresión. Me gusta más que nuestra “a toda máquina”. Il faut essayer “d´accorder le violon entre deux”. Se refieren a los Estados Unidos y a nuestras normas internacionales de contabilidad.

Pons, el enviado de Sarkosy, no me cede el paso en el acceso al comedor. Además de sacamocos es tonto del culo. Quiere que apoye su candidatura a la Secretaría General de la Federación y no me hace la pelota.

¡Habráse visto el gabacho!



4 comentarios:

  1. Las reuniones de Franc masones, ya no son lo que eran antes.

    No se manda a mandar gente, ni se planea dominar el mundo, ni nada.

    En fin.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola estimado Manuel, paso por tu casa de citas dejándote mis sinceros agradecimientos por tu paso por mi humilde morada. Me gustó el poema que compartiste en tu comentario! Un abrazo para ti y mis buenos deseos para esta semana que recién comienza.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me parece una reunión la mar de ilustrativa; o de ilustre, no sé. Y la alusión a Guillermo Brown me hace confiar en ti. En el mundo hay dos clases de personas, las que han leido a Guillermo Brown y las que no.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Dios, y qué reunión de monstruitos...!¿A quién se le ocurre admitir a tanta gente antes de darles un vistazo como condición "sine quanum"? (¿lo he escrito bien?) ¿No eras tú el importante allí? ¿Y qué pintaban las mujeres y encima feas en ese sitio?
    Voy a leer tus entradas anteriores a ver si me aclaro y veo que por lo menos paseásteis por el maravilloso Dubrovnik.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!