jueves, 29 de diciembre de 2011

...Y se armó el belén (capítulo sexto)



( En la foto,de izquierda a derecha, de pie:
Serrano de Pablo/ Alcaraz/ Rodriguez/ Alonso/ Resines/ Domínguez/ Torres Rojas
agachados:
Viada/ Galindo/ Rumeu/ Enciso/ Ruiz/ De Diego

EN UN PATIO DEL COLEGIO DE EL PILAR DE MADRID,DENTRO DE UN EDIFICIO NEO-GÓTICO REMATADO DE CRESTERÍAS,GABLETES, GÁRGOLAS Y PINÁCULOS, JUGÁBAMOS AL FÚTBOL ¡CON CORBATA! ... Y MENOS MAL QUE LA CAMISETA NO ERA BLANCA...)

La mañana de aquella noche, la más oriental, jugué un partido de fútbol en el patio del colegio, que no es particular porque ¡cuando llueve se moja, como los demás!

La cena de Nochebuena es entrañable. Los viejos lloran por sus muertos y se atracan de gallina en pepitoria y de besugo, de turrones y de figuritas de mazapán y alfajores, alfandoques, roscos de anís, mantecados, polvorones, batatines, yemas y demás dulces, de esos que no amargan a ningún tonto. Comoquiera que mis mayores, tanto por parte de padre como de madre, son de provincias, de allá llegaban unas inmensas alcuzas de aceite, así como pavos vivos en serones de esparto cosidos con arpillera, de manera que los animales respiraran cabeza afuera. También reforzaban nuestra despensa, de cara a los rigores del invierno, unas grandes orzas de barro llenas de lomos de cerdo adobados con pimentón colorao y clavo y bien enterrados en manteca del propio animal.


( foto Santos Yubero )

El empacho del ágape de Nochebuena y su correspondiente cagalera no eran de cuidado, pues se curaban a base de chocolate de algarroba y de agua con limón y bicarbonato. Además... ¡qué más daba si todavía quedaban días y días hasta que, pasado Reyes, hubiera que reingresar en el calabozo escolar!

Me viene ahora a los puntos de la pluma que la vida es tal que así: naces, vas al colegio, te licencias de la mili cual hombre de provecho, te arregostas a trabajar cuarenta años en una jodida oficina y ¡venga alegría!, al jubileo de visitar médicos para ver en cuántas estrellitas se pasan de la raya tus niveles de ácido úrico, colesterol o triglicéridos. A propósito, a ver si los galenos paran ya de bajar el límite para aprobar el examen del colesterol. Hace años pasabas la prueba con 260, luego exigieron 240, ahora van por 220 y... malicio que para el próximo análisis o te presentas con menos de 200 o te catean y te castigan a tomar estatina.

La noche de Reyes era la única ocasión en que se quebraba, dentro de un orden, la austeridad requerida por la escasez de aquellos cutres años y por la circunstancia de ser tantísimos hermanos, que daba derecho a carnet de familia numerosa de primera categoría. Habían quedado atrás, eso sí, las cartillas de racionamiento, aunque no los productos de estraperlo. ¡Lo tengo rubio! decía una estraperlista de la Gran Vía cuando pasaba un señorito. Se refería a los cigarrillos americanos de contrabando y sin filtro. Camel, Chesterfield, Lucky Strike o Pall Mall.

En el salón grande, cada miembro de la familia, servicio incluido, ponía su mejor par de zapatos debajo de tresillos, sofás, mesas, bargueños, vitrinas, tibores, cubrerradiadores y demás armatostes susceptibles de albergar regalos, presentes y liberalidades. Para mi mente aún infantil pero ya, ¡ay!, cartesiana, la prueba de que los regalos eran traídos por los Reyes Magos y no por los padres se basaba en la presunción económica de que la suma de todo aquel lujo bizantino que se nos ofrecía donosamente no podía salir de los ahorros familiares ¡angelito de mí!

En contra de tan mágico origen jugaba el razonamiento, también racionalista, de que los Reyes de Oriente y su comitiva no tenían tiempo en una sola noche de abastecer a todos y cada uno de los niños de la católica España. Ni aun excluyendo de tal donación a los niños pobres y huérfanos me salían las cuentas. Ni tan siquiera descontando a los chaveas de padres protestantes, comunistas, republicanos, judíos y masones.


( foto Santos Yubero )

Con todo y con eso ganaba Oriente, pues mi corazón sabía que la fantasía y la poesía vienen de allá y que de Occidente no se debe esperar más que prosa prosaica y especulaciones, silogismos y otras pendejadas . Cuanto más insistían mis camaradas de clase en que los Reyes eran los padres, menos me lo creía yo. Una leyenda conmueve. La Historia, con mayúscula, tiene buena imagen, buen cartel, pero... no me fío de ella y me deja frío como agua del río. La poesía puede y debe transgredir todas las normas. La Historia, por contra, sólo debe ser fiel a la ley de la muerte, único dato incontrovertible. Tengo para mí que los Reyes Magos simbolizan, en su diversidad y exotismo, al mundo todo. Pioneros de la convivencia de razas y civilizaciones, de que se lleven bien las tres culturas, ¡qué carallo! Difícil será que hagan las paces las tres religiones monoteístas, porque cada una de ellas cree ser la única entera y verdadera. ¡Qué le vamos a hacer!

11 comentarios:

  1. Bien bueno que está el lomo de orza, yo lo hago (pero no en cantidades industriales como lo hacían antes, claro).

    Me encantan tus recuerdos, son como ver una preciosa película en blanco y negro, de las buenas, de las de sabor de antes.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Profundísima reflexión enmarcada por una anécdota para se resoñada. Besos Manuel y gracias por tu calidez de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Me quedo enganchada de tus letras tan fácilmente...
    Es realmente fascinante tu manera de contar tu pasado.

    Un beso con la boca abierta de admiración ( o dos).

    ResponderEliminar
  4. Muchas felicidades Manuel!!!!!

    Que comiences con buena estrella!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. La poesía surge cuando la historia ha barrido todo a su paso, cuando ya no quedan evidencias de su hallazgo y descubrimiento, y entonces, brota la poesía. Como tus palabras. Los tres reyes magos podrían ser una propuesta de concordia, amistad y compañerismo entonces, porque hoy cada cultura, religión tiene una sola preocupación, ellos mismos.

    Siempre es un placer leerte.

    un fuerte abrazo y feliz año 2012.

    :)

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado, como todos tus comentarios.
    Lo de los reyes Magos, es enternecedor,también
    recuerdo esta noche con un especial cariño,
    con mis abuelos, con mis padres, tanta inocencia,y aquella duda de....pasarán por
    el pueblo ? hay tantos niños en la ciudad que
    quizás no les de tiempo...hermosos años aquellos.

    Deseo que nos continues regalando tus relatos
    durante el 2012 y siempre.

    ResponderEliminar
  7. Creo que tú, amigo Manuel Mª ROjas, sabes conjugar recuerdo y memoria con observación, sugerencia, contemplación y análisis (recuerdo tus post críticos acerca de la política de cierto países latinos), por tanto, que en el 2012 continues escribiendo para seguir leyéndote (aunque sea cuando tenga tiempo libre...).

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Super Ano 12 prá você, querido.
    Paz, saúde, amor...e tudo que de melhor no mundo exista.
    Beijos!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Feliz Año 2012!
    Como siempre, un placer sumergirme en tus escritos, me transportan a unos años donde a pesar de las miles de carencias todo era mas sencillo, cualquier nimiedad era mas valorada y agradecida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Querido Manuel, me han encantado tus fotografías.
    Quiero desearte lo mejor para este año que comienza.
    un beso grande

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!