En un principio fue la palabra




En un principio fue la palabra__________

El amor por las palabras llevó a ambos a la otra clase de amor.

En la Facultad de Derecho él juntaba primorosamente las palabras de forma que sus inextricables explicaciones sobre el Derecho Romano y sus latinajos casi se entendían.

En la Facultad de Filosofía y Letras ella presentó una bella tesis sobre Baltasar Gracián, a quien emuló en concisión y superó en gracejo.

El primer mes lo gastaron en contarse cosas, ver películas literarias, leer libros cinematográficos y contemplar pintura con textos.

El otro amor llegó consecuentemente y sin trampas. Consumieron el tiempo adecuado para que él rompieran distintas ataduras y para que ella, más libre y más joven, aceptase algún yugo. Decidieron compartir techo, lecho y mesa.

Fueron días de vino y rosas. Dichosos hasta la extenuación. Ningún placer les fue ajeno. Juntos vulneraron convenciones sociales y jurídicas. Él fue cómplice de ella y ella encubridora de él.

Tiempo después vinieron los “celos retroactivos”, el “egocentrismo”, los “blindajes anti-opas en el núcleo duro del corazón” y los macarrones con tomate del calibre 38mm parabellum.


Juegos de amor y juegos de muerte.

Comentarios

  1. Todo me suena, todo muy próximo.
    Qué son los blindajes anti-opas?
    Me encanta la imagen de los macarrones, jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar “blindajes anti-opas en el núcleo duro del corazón”, utilizo metafóricamente esa jerga financiera para referirme a cómo esa pareja, como tantas, pasó de los días de vino y rosas a la Guerra de los Rose...Muchas gracias por tu visita y amable comentario. Abrazos fraternos.

      Eliminar
  2. Amor querido, amor reñido.
    Todo tiene su fin.

    Un abrazo y feliz día.

    MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida MA, no conocía ese dicho...¡es muy bueno! Gracias chata.

      Eliminar

Publicar un comentario

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Entradas populares de este blog

Aguardo quinientas veinticinco horas

El alma de mi hermana

EL HOMBRE QUE ESPERA UNA PERDIDA