martes, 26 de junio de 2012

People watching

                                                               
People watching. Observar a la gente:
¿Deporte o arte?
¡Ambas cosas quizás!





domingo, 17 de junio de 2012

En la huída de la primavera



Mi amor pasó
de tal manera que
ahora deseo, amor,
que no me quieras.

Si has pensado, amor,
quererme luego
te prevengo, amor:
no te entremetas
 en la noria febril
de mis planetas.

Mi amor se fue
de tal manera que
hoy prefiero, amor,
que otro me quiera.

Nota del autor: "Huida no lleva tilde en ninguno de los casos, según las reglas vigentes de acentuación ortográfica, que establecen que dos vocales cerradas contiguas forman diptongo, es decir, no contemplan diferenciar ortográficamente en el caso en que huida se pronuncie como hiato."

La Real Academia prescribe lo anterior. Yo seguiré acentuando "huída". Me gusta más.

lunes, 11 de junio de 2012

Mienten más que dan por Dios


(ilustración George Grosz)

A la derecha española
le faltan luces y le sobran rayos…

Mentira, mentirón, embuste, embrollo, echada, bola, trola, macana, patraña, trápala, paparrucha, farsa, jácara, filfa, fabulilla, cuento, burlería, pajarotada, coba, burla, falacia, engaño, falsedad, impostura, mendacidad, chisme, fingimiento, argucia, disimulo.

Mienten por la barba
Mienten por la mitad de la barba
Mienten con toda la boca
Mienten más que La Gaceta

¡MIENTEN MÁS QUE DAN POR DIOS!


NEGOCIA, GANA, ATESORA…
Negocia, gana, atesora,
economiza, aprovecha,
gastos y deseos estrecha,
dejar el gozar por ahora.
Que el premio de tu cordura,
aunque hoy pases vida amarga,
será tenderte a la larga…
mañana en la sepultura.
(JOSE SOMOZA Y MUÑOZ 1781-1852)



miércoles, 6 de junio de 2012

Malos pasos



(ilustración George Grosz)


Un oficinista anduvo en malos pasos y se enredó en amoríos con una chica de alterne. El buen hombre se llamaba Fructuoso y perdió familia y empleo, además de sus ahorrillos.


Una madrugada despertó conturbado y, al tacto, notó que la moza de fortuna no estaba en la cama. Se levantó y leyó en el espejo, escrito con pintalabios y letra infantil de suripanta del pueblo, esta despedida: «Bienvenido al club del sida».


El cagatintas no tuvo valor para hacerse los análisis, pero sí para tirarse por la ventana del apartamento. Cayó en flor y se quedó como un pajarito.