domingo, 17 de junio de 2012

En la huída de la primavera



Mi amor pasó
de tal manera que
ahora deseo, amor,
que no me quieras.

Si has pensado, amor,
quererme luego
te prevengo, amor:
no te entremetas
 en la noria febril
de mis planetas.

Mi amor se fue
de tal manera que
hoy prefiero, amor,
que otro me quiera.

Nota del autor: "Huida no lleva tilde en ninguno de los casos, según las reglas vigentes de acentuación ortográfica, que establecen que dos vocales cerradas contiguas forman diptongo, es decir, no contemplan diferenciar ortográficamente en el caso en que huida se pronuncie como hiato."

La Real Academia prescribe lo anterior. Yo seguiré acentuando "huída". Me gusta más.

17 comentarios:

  1. un amor fugaz,dando paso al olvido,casi impòsible,dado que si es amor algo queda
    muy bueno
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuando un amor se va...es mejor que venga otro...hay muchos amores en la cola para ir subiendolos así se necesiten.

    U n saludo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. No imagino que amor puede llegar, cuando hubo uno tan intenso que acaba de salir. Es precioso, gracias por el regalo en una tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  5. Una despedida donde no parece haber dolor..
    Me gusto!!
    Besos....

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho la primera estrofa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pudiera darse una segunda oportunidad, estos versos llevan implícito el deseo de un nuevo intento, más imposible es lograr que te quieran cuando te aborrecen y olvidar lo que ya no merece ser recordado.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  8. Amigo Manuel Maria que naciste en sábado, el amor envía mensajes equívocos:

    El amor envía mensajes equívocos,
    espesa las brumas, niebla el magín
    y deja señales en la cara de los amantes:

    arroyos de lágrimas,
    espinillas de cabeza negra,
    erupciones purulentas,
    acné.

    Detrás del arpa polvorienta,
    que permanece aún en el rincón,
    hay sólo las manifestaciones
    de la vibración incontrolada
    de las feromonas.


    Salud
    Francesc Cornadó Estradé

    ResponderEliminar
  9. Estupendo poema corto digno de un clásico.
    Estoy de acuerdo en la acentuación de los diptongos que se pronuncian como hiatos. Es lo más lógico y confunden mucho al que escribe y más al que lee. Tan sólo es respetable tal norma para la métrica de los versos.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bellísimos versos que acentúan la imágen que escapa a su cuerpo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Caramba, paso de ortografía, estoy de acuerdo con tildar porque te agrade más, me ocurre lo mismo, eso si, de amores no paso: cada uno de ellos es, ha sido y será, el reflejo de uno mismo en cada momento de su espacio/tiempo.
    Me pregunta mi hijo ¿y a mi porque me tienen que gustar las mujeres... x ....? Jajjj y le contesto "Te lo tendrás que hacer mirar", por no soltarle cuatro frescas y hacerle pupa a mi nene.
    Nos reímos mucho juntos y .... sigue solterito, ahora vamos a poner casita juntos en Majadahonda, jajj, ....el muy hijo de su madre.....pero me parece que poco me verá el pelo por allí, salvo por eso de la vejez y los médicos. Bsss.

    ResponderEliminar
  12. Hola amigo Manuel, cuantos quebraderos de cabeza nos da el amor a lo largo de nuestra larga vida...no podemos vivir sin el amor pero tampoco con el...
    Los humanos somos así...Cuando un amor se va otro viene...
    El amor va y viene como si fuera una rosa de los vientos.
    Siempre buscando al amor...en su desamor.
    Buen poema nos regalas suena guapo al leerlo...

    Un abrazo de MA y feliz noche y día.

    ResponderEliminar
  13. El amor que trae y lleva, sin que pidas, da, sin que quites, roba.

    ¡Ay amores! Cuando ya se dan por muertos y vuelven a florer...

    ResponderEliminar
  14. Precioso poema Manuel, y olé por la tilde en "huída", a mi también me gusta más. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. Pues mira, sí...Hay que ser exigente en esto del amor y hay amores que agobian, que matan o de ahora te quiero, ahora no te quiero. No es lo mismo, pero he agradecido al leerte recordar una cancioncilla que mi madre cantaba de vez en cuando: -Los amores de Pepe/ me traen loca/ Yo estoy loca por Pepe/ y Pepe por otra...
    Así que yo le dirá a Pepe que se perdiera.

    Todo un estudioso de la lengua, vaya. Desde que me jubilé y no tengo que soltar rollo a mis alumnos, escribo con cierta libertad. Si me apetece poner mayúsculas donde siempre las puse, lo hago. Si quiero poner los acentos en las palabras donde se ponían, pues los pongo. Además me caen bien las tildes con su nimia representación (A veces se me pasan o abuso de las comas o uso mucho el hipérbaton y no hay quien me entienda...)

    Un abrazo, Carmen Sabater

    ResponderEliminar
  16. El amor hoy sabe a tí. Antorcha permanente del alma. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Amor, amor, amor
    que te quiero
    que me quieras
    que no quiero
    que si
    que mejor luego
    ¡o mas tarde!
    pero siempre...
    ...para ti
    Besos placenteros del regreso

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!