miércoles, 14 de noviembre de 2012

Granada huele a nada



(foto actual del estado de abandono de Los Cipreses)



A mí me gusta la tierra de labranza tanto si es de pan llevar, como si es de vega.

En la Granada de ahora ya no queda vega, pues gente sin escrúpulos ha sustituido los pimientos, habas y berenjenas por edificios altos, malos y muy requetefeos.
Me cuesta ir a Granada pues a ella llego melancólico, en ella me vuelvo iracundo, los recuerdos de mis muertos me persiguen y, dos o tres días después, tengo que salir de allí o hinco el pico. 
− ¿A qué huele lo sagrado? pregunté al poeta haijin.
− Lo sagrado huele a este mundo, me contestó.
¿A qué huele hoy la Vega de Granada? 
A nada.
Promotores, constructores, Ayuntamientos y otras autoridades han echado a perder aquellas tierras que fueron hermosas ¡Qué bella era aquella finca de mis abuelos! Los Cipreses, bellos y altos, de tanto mirar al cielo...



6 comentarios:

  1. UN HERMANO MÍO DICE: "SI CONSTRUYEN AQUÍ UN EDIFICIO, EN QUÉ PARTE DEL PLANETA SE LE ESTÁ DEVOLVIENDO A LA TIERRA?"
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Manuel por eso uno teme regresar sobre las huellas propias, tanta gente pisoteando visiones y recuerdo. Cada vez estoy más cerca de aplicar diario aquello de un día a la vez.

    ResponderEliminar
  3. La especulación inmobiliaria es más destructora que la fuerza del tiempo, ella puede borrar de raíz nuestros mejores recuerdos. A mi parecer, los Cipreses conservan su esencia pero se te haría doloroso también si la finca fuera próspera, nada sería como entonces, lo que estás echando de menos es algo más que unas espigas de trigo, añoras lo que ya no puede volver, si por el contrario la finca no existiera sufrirías igualmente porque van ligadas a ese lugar tu niñez y tu familia al completo.
    Me apena que donde estuvo la casa de mis abuelos haya hoy un anuncio que diga: " chalet, magnífica inversión, 4 vías de audio en todas las habitaciones, ventanas con saetinos y garaje para cuatro coches, con esto ni siquiera puedo decir que todo es cíclico ni que lo que hoy decae y muere, mañana volverá a nacer.

    Mi beso de buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Manuel, estamos en el mismo barco

    ResponderEliminar
  5. Gracias Manuel estamos en el mismo barco pero todo cambiara

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!