Certeza en la hora confusa


La hora confusa
me levanta una certeza:
sí, en la redoma de los peces de colores
uno, rojo, ha perdido el alma.

     La conciencia intenta hincarme su aguijón
con una sobredosis de la ponzoña
del vino amargo de la culpa original.

¡Lenta pasa la hora de la anteluz! 

Comentarios

  1. A la conciencia a veces hay que atarla a la pata de la cama...

    Un beso de pecado ( o dos).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Entradas populares de este blog

Razón y emociones

Leonard Cohen se despide