lunes, 13 de agosto de 2012

Sentimentalismo, frío



(El autor en Helsinki)

Huyendo del calor, me vine al frío
¡No sé! ¡No sé!

6 comentarios:

  1. Aquí, dadas las temperaturas, también llevamos unos días de sauna finlandesa pero sin coste alguno.
    Veo por la foto que el frío no afecta a los emocionalmente sensibles ni a los que disfrutan de la vida siempre que pueden.

    Bss

    ResponderEliminar
  2. Digo yo que habrá un discreto término medio. Dame calor, que luego el invierno es muy largo.

    Pásalo bien. Besos

    ResponderEliminar
  3. Un cambio radical brusco es cambiar del calor al frío.Se debe llevar mal un cambio así pero ...mejor el frío que el calor...El calor fuerte mata el frio conserva jajaaaa.

    Un abrazo de MA y feliz inicio de semana mi apreciado amigo Manuel.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!