jueves, 1 de marzo de 2012

Al ocaso


(El Bosco. Fragmento de El jardín de las delicias)

Al ocaso, 

torpe ya el ojo de mi perra, 

el viejo sapo se ducha bajo el chorro 

de la manguera del holgazán jardinero. 

Parece que todos dormitan 

sueños milenarios. 

La brisa de lejanos montes 

mitiga el calor del santo día. 

Hoy, también, el sol se pone. 

¡Menos mal!


(ilustración A. Sinobas)

19 comentarios:

  1. Miradas torpes, sueños que no se cumplen, voces equívocas; al final la brisa se lo lleva todo y nos queda una fresca sensación sobre el rostro.

    Muy buen poema, Manuel. Te echaba a faltar.

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Siempre se vuelve a poner y siempre sale, afortunadamente.

    Besos

    P.D. Hay que ver la cara de mala leche que tiene el sapo, vamos que me dicen que le doy un beso y me sale Kevin Costner y me lo pensaría dos veces.

    ResponderEliminar
  3. El poema me encanta.

    Pero ese sapo, tiene malas intenciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un poema hermoso que transmite mucho sosiego y esperanza.
    Salud!

    ResponderEliminar
  5. Esa cotidianidad maravillosa que nos permite morir un poquito cada día. Muy bonito.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. No he reconocido al autor de la pintura, es un fragmento que apenas lo representa, me despistó la falta de hombres y mujeres en ese jardín.
    En tu poema el día parece abrasador, hay alguien en la hamaca y el agua donde se ducha el anfibio es fresca, el astro rey nos dice que no saldrá para todos y el jardinero no es holgazán es que el calor nos vuelve vagos.
    Un abrazo muy ceñido.

    ResponderEliminar
  7. Pesa tanto la mirada tórridamente inflexible sobre uno... Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pero volverá a amanecer, Manuel, volverá a hacerlo...

    Besos

    ResponderEliminar
  9. El sol se pone en el ocaso cada día, para dar paso a la luz de luna y refrescar la noche con la brisa nocturna que corre por los campos abrasados por el sol ardiente del verano.
    Las ranas, chicharras y los grillos cantan y cantan sin parar y rompen el silencio de la noche. Se puede oler las flores y a sueños.

    Me encanto leer el poema amigo Manuel.
    Un abrazo de MA para ti.

    ResponderEliminar
  10. Original, sí que es el poema...¡Corcho! ¿Me estaré volviendo insensible al ojo torpe de la perra que no sé por dónde quieres ir? ¿Qué le ha vuelto holgazán al jardinero? Saco en claro que no tuviste un buen día y la brisa que te llega de los montes es metáfora de alivio. Por eso ese respiro final al despedir al sol.

    Siento no seguirte facebook. Complicado para mis neuronas algo maltratadas pero por lo menos esto de los comentarios aquí, lo arreglé con la otra neurona que me queda espabilada.
    Venga, hasta otra.

    ResponderEliminar
  11. Que no...que no pienses en el ocaso, que ya lo he cogido. Ocaso es no sentir el chorrico cansino de la fuente; el brote de las yemas de las plantas; la presión en tu mano de la otra mano cómplice...Échale colirio al ojo de tu perra y vivid en paz y alegría lo que queda por delante aunque el sol nos deje a oscuras cada atardecer.
    Venga, que ya he puesto a desfilar mis neuromas...
    Pasa alguna vez por mi blog......¡Todo optimismo y recuerdos alegres.

    ResponderEliminar
  12. Amigo Manuel, original poema. Encantada de conocer tu blog y tener una especial relación contigo, ya que eres mi seguidor número 100¡¡¡¡ No me lo puedo creer. Siempre pensé que lo cerraría a los dos días... Hay gente pató. Besos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Cántame otro! pero este al oído entre susurros
    Más besos

    ResponderEliminar
  14. "el sapo es un animal comprendido entre los barruntadores de lluvia". Si es así, espero que llueva pronto, lo necesitamos.

    :)

    ResponderEliminar
  15. Me encanta ese cuadro; me perdería ( me pierdo, de hecho) en él cada vez que lo puedo ir a visitar...
    Nada es eterno, Manuel.
    Ni lo bueno ni lo malo.

    Un beso de princesa ( o dos).

    ResponderEliminar
  16. Los sueños milenarios me acompañan muchas noches, y son preciosos.

    Un saludo y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  17. Un poema muy pictórico del vida cotidiana...bellamente enlazado y que nos hace reflexionar..."No hay nada nuevo bajo el sol"...
    Encantada de seguirte en este blog...

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!