sábado, 5 de noviembre de 2011

Error tras error



(ilustración de Ikenaga Yasunari)

"Conocer a alguien es una empresa complicada y
peligrosa cuyos resultados suelen ser bastante pobres."
Sándor Márai


Anteanoche, vacía ya la segunda botella de Ruinart brut, ella, alterada y desnuda, me dijo:

-La gente y tú mismo ¿cómo vais a funcionar de esa manera? ¡Tenéis dotaciones distintas, pero todo el mundo comete el mismo error! ¡Compleméntate, no te desunas!

No entendí el sentido cabal de su frase, pero sí su importancia. Me incorporé de la cama, anoté en mi blog con rigor dactilográfico la femenina sentencia y me dormí con la seguridad de que, habiendo cometido en mi vida multitud de errores sentimentales, ninguno era comparable al de ahora.

A la siguiente anochecida, mientras se desvestía sin erotismo, me dio una muy valiosa clave:

-Te equivocas, siempre, con nosotras. Es erróneo fingir amor por una mujer cuando ella espera mucho menos de ti.

Resulta que, si a la postre voy entendiendo algo de ellas, cuando una mujer inteligente y bella se siente amada por un hombre, comienza a angustiarse un poco, pues piensa:

-¿Qué querrá de mi este alma de cántaro? Liberal por fuera, Otelo por dentro.

14 comentarios:

  1. El primer error es singularizar el plural femenino.
    ¿A quién no le gusta ser amado/a?
    Se me viene a la mente el cuento de "La disputa que tuvieron los griegos y los romanos", con el que casi se inicia "El Libro de Buen Amor" de aquel Arcipreste de vida alegre. Si no lo conoces (cosa que dudo debido a tu afán enciclopédico) y tienes interés, te lo mando.
    Latín y griego hablamos los hombres y las mujeres.

    Yo te quiero un poquito (si eso ayuda).

    ResponderEliminar
  2. Fingir (depende de qué) no necesariamente es un error puesto que puede hacerse por mil motivos y ninguno perverso...
    Cuando se une el infinitvo y el sustantivo... precisamente ESE sustantivo... es cuando el tema se complica y si además nos desparramos de tal guisa ante un ser inteligente, las consecuencias para nuestro ego y la "relación"... pues... eso! que hiciste bien en anotar la frasecita en tu cuaderno. (Yo también la guardaré para ulteriores y seguros errores personales).
    Un beso sin fingido cariño que, es mucho hacia tu personita, corazón.

    ResponderEliminar
  3. BUENÍSIMO!
    Entiendo su primera frase y la comparto. Creo que sí, que debemos unirnos.
    No te angusties, no nos llegarás a entender nunca. Nosotras tampoco nos entendemos. La que diga lo contrario, bueno... supongo que será feliz así. Pero lo mismo opino respecto a los hombres. Se trata de aceptar y basta. ¿Entender? ¿Verdades? ¿Cuál? ¿La de quién¿ ¿En qué momento del día o de su vidad?
    ¡ay que ver lo rollera que estoy últimamente! Lo siento, tu texto me hizo de trampolín.
    Repito, me gustó mucho.
    Un abrazo,
    Mar

    ResponderEliminar
  4. llega al fondo de la cuestión!es briullante!
    gracias
    un abrazo enorme
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  5. Aprendemos poco, por no decir que no aprendemos, que queda dicho de todos modos. Y el último error siempre nos parece que fue el más grande.

    Andri

    ResponderEliminar
  6. Fingir, hasta los sueños suelen hacerlo..
    Me ha gustado mucho tu poema..sin fingimiento, de verdad..
    Besos

    ResponderEliminar
  7. sin duda alguna en tus bellas letras no existe ningún fingimiento, besinos miles de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  8. Amigo mio me encanto leer tu escrito.A las mujeres no hay quién las entienda y a los hombres tampoco, pero no podemos vivir los unos sin los otros. Jajajaa.

    No hay mal,ni bien que dure cien años,
    siempre vuelta a empezar.
    Así se nos pasa la vida queriendo entender a nuestra otra costilla y nunca llegamos a conocer, pues estamos evolucionando siempre Y donde digo digo, digo Diego.
    Es la salsa de la vida conocerse y no conocerse es ley de la vida.

    Besos de luz para ti.

    MA.

    ResponderEliminar
  9. ¡Eres más malo que Rabito! La pobre estaba borracha por eso pensaba con una claridad difícil de captar por las mentes sobrias.

    (Y que conste que, como ahora estoy sobria, me gusta mucho más la frase carente de erotismo)

    Besitos bien a mi pesar... :-)

    ResponderEliminar
  10. No si ya lo decía mi madre: "Esta chica me ha salido marimacho" y si no fuera porque me gustan los hombres tanto como los langostinos de San Lucar no se equivocaría mucho pues yo tampoco entiendo al genero femenino y a la primera a mi misma
    Mis besos, aunque tras esta revelación no se yo...

    ResponderEliminar
  11. Pobrecilla ¡Tiene razón!
    Yo la entiendo perfectamente.
    Francamente no dais una .

    ResponderEliminar
  12. De los errores se aprende,
    que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Manuel:
    yo sì sè lo que quiero y con eso tengo bastante¡
    De los errores se aprende.
    abrazos càlidos

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!