lunes, 5 de septiembre de 2011

Los sueños...


Los sueños...
¡Cómo endulzan la sombra!

Tomé esta foto durante mi reciente exilio espiritual en el campo mallorquín, que hoy mi cuerpo abandona.
"Los sueños..." es el inicio de un conmovedor poema escrito por Juan Ramón Jiménez en 1913.

21 comentarios:

  1. Muy evocador. Aunque con el paso del tiempo los sueños se alejan y las sombras se alargan. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Espero que la preciosa luz de la foto haya inundado tu espíritu
    Mil besos

    ResponderEliminar
  3. Si no hubiera sido por los versos que de Juan Ramón por aquí dejas, seguramente, nunca hubiera vuelto a leerlo. Con mis ojos y mi alma de hoy, lo redescubro. Gracias. Un abrazo
    La foto por sí sola es todo un bellísimo poema.

    ResponderEliminar
  4. Un bello lugar para perderse y encontrarse...
    Gracias por compartir.
    Un beso ( o dos).

    ResponderEliminar
  5. Manuel bienvenido de nuevo al mundo virtual en tu Casa de Citas , después de tu retiro espiritual, nos regalas unos versos y una imagen muy especial.
    Imagen y palabras hablan de paz.
    Los sueños entre luces y sombras ven la dulce luz entre las sombras.

    Besos de MA para ti amigo.

    ResponderEliminar
  6. Hoy tu cuerpo no abandona ni sueños ni esta luz ni esta sombra mediterráne, todos quedan en tu alma.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias Emejota!
    Sí,unos se alejan y otras se alargan...

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias, querida MAR! El poeta Valente reconoció al final de sus días su gran error: minusvalorar la obra de JRJ, para mí el mayor poeta en lengua española después de nuestro siglo de oro.
    Eres muy amable y cálida conmigo. Te lo agradezco en el alma.

    ResponderEliminar
  9. ¡Gracias Kayla! Árbol del olvido, rama del encuentro...Abrazos

    ResponderEliminar
  10. ¡Amiga MA! Te mando mi abrazo con el arrullo de la brisa que guardo en mis retinas...

    ResponderEliminar
  11. Así sea, hermano Frances...Estaba ciego, mas recobré la luz. Te saludo

    ResponderEliminar
  12. No sé qué día fue ni con qué luz
    vino a un jardín, tal vez, casa, mar, monte,
    y vi que era mi nombre sin mi nombre,
    sin mi sombra, mi nombre,
    el nombre que yo tuve antes de ser
    oculto en este ser que me cansaba,
    porque no era este ser que hoy he fijado
    (que pude no fijar)
    para todo el futuro iluminado
    iluminante,

    J. R. Jiménez

    entre luces y sombras, como transcurre nuestra vida.
    gracias por movernos a buscar poemas de J.R. Jiménez.

    un abrazo
    ps: me alegro volver a leerte, aunque sea a través de los versos de grandes poetas.

    ResponderEliminar
  13. Esilleviana, si tú te alegras, yo me contento:
    "...Car voici le soleil d'or." (Verlaine)

    ResponderEliminar
  14. Poco a poco vuelven las fuerzas y luz que no te falta ni en tu propio saber ni en tu voz interior.
    En la foto se percibe serenidad y quietud.
    Un abrazo querido Manuel.

    ResponderEliminar
  15. Hermosa foto. ¿Cómo estás? Me alegro de tu vuelta.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  16. Sombras y sueños acompañan la vida, unas que nos reflejan y nos persiguen, otros, como los sueños, alimentan nuestra existencia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Un lugar para el silencio, un precioso lugar Manuel.
    Espero que hayas encontrado lo que buscabas y perdido lo que no necesitabas.
    Y con JR Jiménez como buen compañero de viaje.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  18. "¡Ay quién supiera
    componer una rosa deshojada!
    ¡Ay quién pudiera hacer que el sueño fuese
    la vida!, ¡Que esta vida fría y vana
    que me anega de sombra, fuera ese
    sueño que desbarata mi mañana!"

    Imagen tierna y alta del consuelo...

    ResponderEliminar
  19. Absolutamente!!! y muchas veces se enrredan en ella.
    un abrazo

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!