domingo, 6 de marzo de 2011

Luz en los ojos, arde el bronce



Arde el bronce frente a las casas. Las palomas se levantan sobre la calle. Olor a lino trenzado por blancas manos en días invernales. Luz en los ojos ungidos de ocaso.

Como cuando fui niña, oigo un manantial de música, veo presagios adheridos al aire de febrero, mientras el incienso y la fiebre se instalan en mi corazón.

Azul y lunes en la ciudad.




( La foto de arriba es de Rapunzel's Deligth. Las de abajo son mías )



19 comentarios:

  1. Leyéndote, por un momento me he metido en uno de mis recuerdos de niña, concretamente un fin de semana en el campo de mis abuelos, sentada en un piedra de sillar tomando el sol invernal y hasta he recordado olores. Te aseguro que ha sido muy grato.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Exquisitas y bellas tus letras amigo, aderezadas con hermosas imágenes, preciosa conjunción…
    Un placer visitarte ;-)

    Bsos

    ResponderEliminar
  3. Me han gustado tus imagenes y su luz. Despiertan rememoranzas inconcretas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias mil, querida María!..."en el campo de mis abuelos...sentada en una piedra de sillar..." Ahora eres tú quien quien me lleva de la mano a otras remembranzas de cuando niño. Besos proustianos.

    ResponderEliminar
  5. Querida Ginebra, así fue: al terminar de escribir esas líneas, me inundó una paz tan suave como el caer de la nieve ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Te quedo muy reconocido, amiga "emejota"...amo los recuerdos poetizados e inconcretos. Abrazos buenos.

    ResponderEliminar
  7. Unas líneas muy paradójicas y fotográficas, Manuel. Y mañana es lunes, vaya...

    ResponderEliminar
  8. Sutíl y bello, como un hermoso sueño...!!!

    Un abrazo Manuel Mª

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, Alice, líneas...¿de mujer?...intenté meterme en vuestra piel. Y mañana será un lunes azul ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  10. Merce, querida, mis letras sueñan para ti ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado, con esas palabras haces que evoquemos otros tiempos, además con las imágenes haces que la rememoración sea sencilla.

    ResponderEliminar
  12. Luz en los ojos y luz en el corazón, en tardes de ocasos recuerdos de alma tatuados en el pecho de sol y de lunas en bellos recuerdos de un ayer...

    Abrazos de MA para ti amigo Manuel.

    ResponderEliminar
  13. Olor también a lana hilada por unas manos hábiles que yo no llegué a conocer (aunque también haya escrito sobre ellas): las de la madre de mi abuelo materno. Para esto sirve, creo, fundamentalmente la literatura. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Lunes de azul y bronce, incienso y fiebre en el corazón de una mujer que recorres con especial maestría.
    Un beso en tonos ocres.

    ResponderEliminar
  15. Me gustan tus lunes el mío se convirtió en gris y lloroso cuando fui atacada por un malnacido resfriado que me ha mantenido alejada de estos mundos, menos mal que en el tuyo, dorado se combina a la perfección con el azul de ese cielo.
    Me pongo al día lentamente con restos de fiebre y alma mimosa.
    Besos contagiosos

    ResponderEliminar
  16. Una ternurita, también me remontó a la infancia, llevando conmigo los aromas y los recuerdos.
    un abrazo de niña

    ResponderEliminar
  17. MARAVILLOSA COMBINACION DE IMAGEN Y ESCRITO
    HA SIDO COMO VIAJAR AL PASADO EN UNA LUZ DE NOSTALGIA
    MIL BESOS DE LUZ
    TE INVITO A PASAR POR MI BLOG

    http://lucesdemiser.blogspot.com/2011/03/espolenado-tus-infiernos.html

    BEA

    ResponderEliminar
  18. Como siempre encantador... un saludito Manuel.

    ResponderEliminar
  19. Manuel Maria, desde estos días donde los cielos se visten de gris, es un respiro acercarme a tu espacio donde la buena fotografía y escritura hacen amalgama, y empujan a continuar el tránsito sin temor a lo que se hallará en cada esquina.

    Un fuerte abrazo,

    Anna Francisca

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!