miércoles, 23 de septiembre de 2015

Mis orígenes familiares


(Mis abuelos maternos,
Emilia Ballesteros y Enrique Rojas)

Hace pocos días he recibido la agradable sorpresa de un correo que me remite Don Emilio Morales, Archivero Municipal de Maracena (Granada).
Reproduzco a continuación el texto íntegro del citado correo, en donde el culto archivero cuenta con rigor y brevedad los orígenes históricos y remotos de los apellidos que me honro en portar: 

"Estimado amigo
He encontrado esta mañana, de pura casualidad, su sensacional relato sobre la Casería de Los Cipreses. Me ha resultado encantadora y quisiera felicitarle. Me presento. Mi nombre es Emilio Morales Barbero y soy el Archivero Municipal de Maracena. Como usted, llevo el apellido Rojas en el árbol genealógico, aunque yo en el D.N.I. ya no lo porto, así como el Cañavate o el Girón o el Enamorado. Su tía Rafaela Martínez-Cañavate, estando en vida, poseía una casa patio en la maracenera Calle Nueva que, paradójicamente, es de las más antiguas. En esa casa vivían muchos maraceneros, entre ellos mis abuelos cuyos padres, siendo Rojas, se habían venido a menos y vivían de renta ahí. Mi padre dice que la hermana Rafaela casi nunca les cobraba el alquiler. Le tienen mucha devoción en la vecina Chauchina. Aunque en el siglo XX no aparecen como tal, durante los siglos anteriores los Morales habían sido de las familias principales de Maracena junto los Martínez-Cañavate (apellidos que se unen a finales del XIX), los Rojas y los Ballesteros y a los que habría que unir Girón y Zurita. Todas estas familias, a excepción de los Ballesteros que llegan después, forman parte de las 21 familias, de un total de 34, que en 1572 vienen a repoblar Maracena desde la cordobesa Bujalance tras la expulsión de los moriscos. A su vez llegan a Bujalance en 1236 (Los Rojas, Morales, Zurita, etc...) procedentes de Soria también para repoblar.
Ha sido un placer encontrar su relato y ver que, posiblemente, tenemos algún antepasado en común ¿quién sabe?
Un saludo 
Emilio Morales Barbero"

(Mi padre y su hermana Pepita en el jardín de Los Cipreses) 

Quedo deudor de Don Emilio Morales y le envío desde aquí mi afecto y agradecimiento.
Manuel María Torres Rojas.

8 comentarios:

  1. Que buena sorpresa, me gustaría también recibir algo así pues por la parte de mi padre era tan pequeña su familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Mari-Pi-R, también es una sorpresa muy agradable para mí tu grata visita a mi blog. Efectivamente, mi familia, por ambas ramas, es muy grande. Muchos abrazos con todo mi afecto.

      Eliminar
  2. Hermoso, me da mucha alegría. Hace poco recibí de Telde el acta de nacimiento de mi bisabuela, sé la emoción de estas gratas sorpresas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias amiga Belkys. Espero que todo te vaya bien y sigas escribiendo con el acierto que acostumbras. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. No hay cosa más gratificante para el investigador que comprobar que el fruto de su trabajo es de utilidad para alguien y reporta satisfacción. En mi caso además agradecido por sus palabras. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Emilio. Soy yo quien le quedo en eternamente agradecido. Me propongo visitar su blog y espero y deseo no perder el contacto con usted. Cordialmente.

      Eliminar
  4. Que suerte poder saber cosas de tus antepasados a estas alturas .
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Puri, quedo muy reconocido por su nueva visita. Cordiales saludos.

      Eliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!