miércoles, 9 de abril de 2014

¡De ésta, te acuerdas!




(Foto Saul Leiter)


“De ésta, te acuerdas”, me dice ella cerrando de golpe la puerta del taxi.

Bajo la lluvia de otoño, sopeso su reacción. Ha dicho “de ésta”, en femenino; o sea, que está convencida de que le he hecho una faena o injuria u ofensa o vejación o afrenta.  En cambio, si hubiera dicho “de esto, te acuerdas”, es que se sentiría agraviada o ultrajada o despreciada o desairada.

Miro el reloj.  Ya son diez los minutos que han pasado desde el portazo  ¿Qué  hacer cuando ni tan siquiera sé qué diablos acabo de hacer mal? Maldigo mi falta de reflejos y mi torpeza.También abomino de las mujeres que van y vienen tres veces, mientras yo no me entero de la misa la mitad.

Corro hacía el aparcamiento, saco el coche a trompicones y, en pos de ella, desafío al tráfico. La carrera alocada que emprendo por media ciudad, me deposita en su portal a tiempo justo de salpicarle de la cabeza a los pies con un aguachirri de color sospechoso ¡Eso le puede pasar a cualquier pelirroja que se baje de un taxi luciendo un par de piernas kilométricas, de esas que nacen a pie de axila!

“De esto ¡nos acordaremos los dos!”, musito a manera de disculpa. Me mira.  Sonríe con  su media mueca de adolescente. Parece que consigo enternecerla…

¡Vaya, me coge de la mano y subimos a su casa! No la entiendo, pero aquí estoy, con ella.  Me digo, con el poeta: “Quiero quedarme aquí, no quiero irme a ningún otro sitio”.

18 comentarios:

  1. Ya sabes corazón, que mejor no intentar entender a una mujer y menos cuando decide dar un portazo...
    Pero tú sabes qué hacer y decir en el momento exacto.
    Nosotras y usted, señor... somos así...
    Mi beso.

    ResponderEliminar
  2. A veces las mujeres somos impredecibles...

    Un abrazo grande,

    María Eva.

    ResponderEliminar
  3. la vida está llena de charcos, y algunos son geniales ♥ I want to stay here...

    ResponderEliminar
  4. No intentes entendernos intenta satisfacernos

    Mi beso poeta

    ResponderEliminar
  5. Las mujeres somos tan impredecibles ...

    ¿ A quién no le ha mojado un coche con un charco alguna vez? Estar cerca de casa es aliviante en ese caso y si es bien acompañado, mejor que mejor. Seguro que lo que le hiciste no fue tan grave, después de todo...

    Buena historia, Manuel.

    ResponderEliminar
  6. precisamente, hace cinco minutos, bueno creo que como veinte, en la quinta vuelta de mi recorrdo, escucho una voz, eh,eh, eh, volteó, no es a mí,un joven habla por el celular, eh lulu, escuchame, amor escuchame dice el joven, rogandole a lulu, nada lulu le cuelga, así estuvo y yo di vuelta ya no supe del porque del enojo, ni se contentarón. No somos las mujeres, es la vida. Creo yo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. "Y el portazo sonó como un signo de interrogación", no he podido evitar recordar estos versos de Sabina. Como siempre, me encanta tu prosa.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Una historia con final feliz...
    El amor es así,aveces perdona y olvida.
    Disfruta de ello mientras puedas...
    Mañana será otro día y no sabes lo que te vas a encontrar...
    Un abrazo de MA y feliz día.

    ResponderEliminar
  9. así son maestro, pero que fascinantes verdad?
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
  10. Yo he vivido esa situación demasiadas veces, y lo peor es que el portazo siempre queda, y el problema es la falta de entendimiento.
    Aunque tiene un final feliz, me deja un sabor agridulce, por haberlo vivido y saber que el problema no son los portazos, lo peor es que no supieron arreglar el problema de comunicación anterior, y eso a la larga trae daños irreparables...

    ResponderEliminar
  11. Querer que el otro sepa lo que nos pasa, lo que nos gusta o lo que nos ofendió, es creer en su poder de adivinación, crea incomodidad y no ayuda a recapacitar.
    Es usted muy audaz eligiendo una disculpa y ella muy rápida al tenderle esa mano conciliadora. Me gusta cómo transcurren los acontecimientos.
    También puede darse el caso de ser víctima de una persona que siempre culpabiliza al otro, eso también ocurre, en cuyo caso no conviene acusarse siempre o rebajarse excesivamente.
    Permítame que discrepe en algo, salpicarse de barro no es exclusivo de las pelirrojas, le puede pasar a cualquiera que no coincida con esas medidas despampanantes.
    Feliz viernes.

    ResponderEliminar
  12. Respuestas
    1. Mis conocimientos están limitados por mis deseos, querida y exagerada amiga!

      Eliminar
  13. Esa reacción impulsiva parece que salvó al protagonista de una imperceptible torpeza.

    ResponderEliminar
  14. Amiga U-topía, normalmente cometo más torpezas que aciertos, pero esta vez...acerté!

    ResponderEliminar
  15. Lo imprevisible Cuando busque una mujer búscala no fea ni linda
    que sea segura de ella misma
    es lo mas importante
    que no le importa la edad ni los kilos tamboco sus arrugas Esas son las mejores en todo porque no llevan con ellas ni envidias
    ni celos

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!