jueves, 23 de febrero de 2012

Momentos perfectos de una vida


(Marie-Christine. Foto tomada por mí en nuestra aurora feliz)

Lo suyo conmigo y lo mío con ella, lo nuestro, fueron dos años de “amour fou”, que me curtieron cuerpo y alma. No soy capaz de desvelar aquí el modo o la manera ni el por qué se ex­tinguió aquel volcán. Lo tengo escrito en un relato que guardo bajo siete llaves en el alma, dentro de mi almario.

Mujer‑pasión, Marie-Christine era más vulnera­ble de lo que ella y yo creíamos. Su sensualidad me­diterránea estaba a medio camino entre Argelia y Alicante, con parada y fonda en las Antillas france­sas. Venía de reponerse de otra historia de amor que no me contó, con buen criterio. Lo supe mucho después, por boca de otra persona que no me quería bien, o peor aún, que era simplemente una cotilla malintencionada. Y tuve celos retroactivos.

Jugamos a ser eso que hoy se llama pareja estable y fuimos enormemente felices y desgracia­dos, todo en junto. Marie-Christine no consiguió terminar de desarraigarme con mi parte frívola y malamente burguesa, pero... hizo lo que pudo y más.

Marie-Christine encarnaba la dignidad y la decencia. En medio de un Madrid cutre y garbancero, con olor a berza y a churros mal fritos, constituía la más co­diciada presa para el nutrido club de los señoritos cazadores de gacelas de importación. Ella se mantuvo íntegra, en medio de tanto depredador de vía estre­cha que campaba a sus anchas por la terrible estepa castellana. Con cuatro perras en el bolsillo, o sin ellas, a vueltas con el pago del alquiler y lo demás, y mal comiendo en restaurantes llamados económicos, con riesgo de contraer salmonelosis en el comedor o ladillas en el baño.

Trabajando mal pagada, sin contratos ni seguridad social, siempre bella, siempre elegante de espíritu y de ma­neras, Madrid perdió un gran fichaje el día en que, doctorado bajo el brazo, regresó a su tierra demo­crática y civilizada. A la dulce Francia.

Gracias a los dioses, hace no mucho tiempo, pude, cara a cara que no cuerpo a cuerpo, explicarle a Marie-Christine lo hasta entonces inexplicado y arreglar entre nosotros el ayer común. Eso es lo que trae el otoño. Buscas paz, serenidad y saldar cuentas contigo mismo, con tu pasado y con los seres que te han hecho tal y como eres. Iluminarte e ilumi­nar, si puedes lo primero y te dejan lo segundo.

Nos escribimos con el cariño que deja un gran amor inconcluso pero no extinto. Con permiso de la diosa Marie-Christine, reproduzco en facsímil una de sus notitas llenas de la claridad suave del oriente de plata:




17 comentarios:

  1. Es reconfortante saber que el amor además de loco y ciego es civilizado y se comporta con buenas formas y educación exquisita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En contra de lo que me sucede con el armario, no soy partidaria de salir del almario sino más bien de dejar entrar en él. Supongo que hace falta mucha madurez para practicarlo, incluso (o quizá especialmente) con quienes comparten nuestra cotidianidad. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Estas cosas te hacen crecer.

    Son cicatrices de la vida.

    Y mejor tenerlas, que no llevarlas.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia,bonita mujer¡
    Bess

    ResponderEliminar
  5. Bella persona, bella hembra. La de historias que nos contaron y dimos en creernos nos han conformado en lo que ahora somos. Ahora toca rehacerlas lo mejor que podamos y sepamos para llevarnoslas en el mejor estado posible a la tumba. Bs.

    ResponderEliminar
  6. Bella historia de amor... Momentos perfectos de una vida ... momentos para recodar y guardar en el corazón ...ese amor nunca muere...vive en el recuerdo de los dos.

    Gracias Manuel por compartir tus vivencias y tu sentir de alma, en este espacio amigo de letras.

    Besos de MA.

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades a ella, por ser como era y como seguirá siendo.
    Felicidades a ti, por ser como eres y guardar su recuerdo en el almario. Buen lugar.

    Felicidades conjunta por, saber y querer hablar de tiempos pasados con ese cariño y respeto.
    Las cosas hermosas deben quedar entre los pliegues del corazón.
    No se suele entender.
    Aunque estoy lejos de casa y desconectada, no he podido resistir.
    Besos a los dos.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  8. yo te sigo feliz en este espacio tan bello...precioso trabajo,ERES UN ESCRITOR !
    muchas gracias,por compartir,gracias
    un abrazo
    lidia-la escriba


    blog actualizado

    ResponderEliminar
  9. ESTA HISTORIA RETRATA UNA PARTE DE MI PASADO,HAY UNA MUSA EN EL RECUERDO ,QUE HACE MI LATIR MAS VELOZ DE VEZ EN CUANDO
    AMORES INCONCLUSOS,ES EL NOMBRE PERFECTO QUE TE QUITA ALGUN QUE OTRO SUEÑO
    GRACIAS POR COMPARTIR ESTA HISTORIA,ME HA TRAIDO GRATOS RECUERDOS
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  10. "Buscas paz, serenidad y saldar cuentas contigo mismo, con tu pasado y con los seres que te han hecho tal y como eres. Iluminarte e ilumi­nar...."

    Bella historia.Y bella mujer.Gran mujer!!!
    Hay recuerdos que nos iluminan .Y ...si!!!Somos como somos gracias a seres que mucho y bien nos amaron.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Recordé... así ...¡ de sopetón! unos versos de Poldy Bird:

    "No me prometas quererme
    por toda la eternidad.
    No importan amores largos....
    Importa su intensidad..."

    Tiene relación con la duración de tu historia de amor con Christine.
    Mucho me gustó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Querido Manuel:

    Me enternece este recuerdo del amor que hubo entre vosotros...
    Pura belleza por dentro y por fuera esta mujer.

    Un beso nostálgico ( o dos).

    ResponderEliminar
  13. Llega un momento en la vida que hay que recapacitar acerca de los momentos vividos, e intentar quedar en paz con uno mismo remendando algún viejo roto en la tela de nuestra existencia.
    Un abrazo Manuel y que pases una estupenda semana.

    ResponderEliminar
  14. Nunca te enviarè una carta por si acaso la publicas. Mejor en directo y sin grabadoras. jejeje
    Sigue contandonos tu diario!!
    No me cojas mania eh!!!
    Los diarios son muy atrayentes, de veras!!!
    Besos, hoy estoy asi de sonriente

    ResponderEliminar
  15. Gracias por compartir tus cromosomas de luz. Besos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué belleza de historia, tan bien contada! Cumplir 60 años y sentir la necesidad de hacer partícipe a tu amor de juventud.

    Me ha emocionado porque me he sentido tan reflejada... Y es que todos somos muy parecidos.

    Saludos, Manuel.

    Seguiré viniendo a tu rincón.

    ResponderEliminar
  17. Todo esta historia es belleza: desde el almario (me ha encantado esta posibilidad de guardar en el alma todo lo que consideramos que merece la pena), los celos retrospectivos, la descripción de aquella chica francesa en la España de entonces, con los chicos o pretendientes que la deseaban y el final de este amor, además de como intentamos recuperar parte del pasado como expiación de una culpa.

    un abrazo
    :))

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!