viernes, 12 de agosto de 2011

Sin pijama y sin recuerdos (capítulo noveno)


( el autor en La Habana, interrogado por una amable policía )

Me despierta una azafata. Sus ojos relucen más que el sol. Hemos llegado a La Habana.

Dos funcionarios de inmigración me ahorran los trámites de aduanas y demás vainas. Se ve que ha funcionado el fax del comisario Gumersindo Morales, y de qué manera, porque un coche de servicio oficial me deposita en el Hotel Nacional.

Me desazona que ahora se llame Hotel Hilton Nacional, pero prefiero callar como un cartujo. Siguen los obsequiosos detalles de bienvenida y recibo alojamiento en la planta de huéspedes ilustres. En la misma habitación de siempre. En la número 804.

Enciendo la tele y mi corazón empieza a fibrilar. Está pronunciando un discurso, retransmitido en directo, el presidente de la República de Cuba, ciudadano Fulgencio Batista junior. Se le saltan las lágrimas cuando recuerda la figura de su egregio abuelo, el sargento Batista ¡Qué angelito!

Desde recepción me ruegan que atienda a dos señores de la policía política. Así lo hago en el bar de la veranda del jardín. Empieza un interrogatorio sobre mi grado de amistad con el ex dictador comunista, el mayor de los hermanos Castro. Los polis tienen mucho interés en recibir información sobre el relato de mi tercer encuentro con Fidel y otras menudencias, tales como mi idea sobre si, en la etapa final del paraíso del proletariado, el sistema de libre mercado será pecado venial o mortal.

Me dan a elegir entre presentarme mañana y tarde en sus oficinas para proseguir sus averiguaciones o llevarme inmediatamente de vuelta al aeropuerto, que ahora es privado y se llama “Aeródromo del General Batista y Cía. S.A”. Ofrecen pagarme un pasaje para donde guste y no cobrarme las tasas habituales, amén de un pasaporte cubano de conveniencia.

La duda ofende y el hombre con agujeros en la memoria, pero con instinto de supervivencia, elige el plan B.

En el aeropuerto, a mi demanda, me entregan un billete de los caros para Caracas.


¡Señor, Señor, sucede que, desde que desperté, no paro!

30 comentarios:

  1. Es encantador leerte
    capítulo a capitulo
    como una buena novela por entregas

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no lleva pistola, ni porra ni nada?, te lo pregunto porque nunca he estado en Cuba.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Buenoooo esto va ser un tour turístico/recreativo
    Me muerdo las uñas esperando próxima entrega
    Besotes fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Que rejuvenecido estas querido Manuel!!
    Acabo de leer la novela "Llueve en la Habana" de Jose Luis Muñoz y es como si hubiera ido de viaje a esta ciudad tan particular y calurosa.
    Encantada de leerte y de verte aunque sea por foto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchísimas gracias querida amiga María Teresa!

    ResponderEliminar
  6. Vamos a ver, mi querida María, ¿acaso ignoras que la policía secreta no lleva distintivos?
    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  7. Millones de gracias, querida 40añera, ya sabes que, un servidor, en cualquier momento le pega un bajonazo a la historia y descansamos todos, que hace mucho calor... Besos

    ResponderEliminar
  8. MarianGardi: ¡Cuánto tiempo sin verte, Luisa Fernanda! El verde rejuvenece y la ausencia de barba también. Muchisimos besos

    ResponderEliminar
  9. En esta cita con tus letras diré lo que dice M. Teresa en la primera línea de su comentario: Encantador leerte, ya que estoy bien de acuerdo con ella.

    No he leído los anteriores capítulos versiones, he de volver para aprovecharlos todos. Bueno, ya me he organizado otra cita con tus letras para las entras que no son actuales.

    :)

    ResponderEliminar
  10. Esa ironía marca de la casa, que sigue inasequible a todos los desalientos. Muy bueno.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  11. Al elegir el plan B ya veremos en el siguiente capitulo en que desenlaza el plan B, miedo me da, pues el personaje sigue perdido, o lo van ha perder de nuevo. Esta historia se pone interesante a esperar el siguiente capitulo...con su trama y desenlace.

    Besos de MA y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, para Caracas.

    Viene movida la cosa. Claro que yo le recomendarìa llevar un arma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hay que ver que amistades tan importantes tienes... y yo que te hacía un hombre sencillo...
    Tres o cuatro besos ( uno de cada Kayla, en estos momentos están rebeldes y no sé cuántas son).

    ResponderEliminar
  14. Voy a sacar unas fotos del Nacional, en tu honor y unos comentarios de un escritor que hace rato, tengo ganas de mencionarle. Eres imparable

    ResponderEliminar
  15. Ay, es verdad Manuel, que era de la secreta (va a ser verdad lo que dicen mis hijos de que estoy mayor).

    Pero si yo fuera policía secreta llevaría una pistola en el bolso o en la liga o algo, por si las moscas.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. A María escribo:
    ¡No me digas,que se me caen las ligas!

    ResponderEliminar
  17. A Eduardo, reencontrado después de mucho tiempo, le abrazo como a hermano pródigo...

    ResponderEliminar
  18. ¡Gracias, Andri Alba! Amable y bella persona...

    ResponderEliminar
  19. Pues sí, querida MA, está más perdido que el hijo de Lindergh...Abrazos y besos

    ResponderEliminar
  20. Agrupo en mi agradecimiento a José Antonio y al Gaucho, que me voy de vuelo a una obligada visita hospitalaria...Abrazos fraternos

    ResponderEliminar
  21. Kayla, amor, me pregunto yo...¿No sería mejor que tuvieras más personalidades y hace nunca me faltarían besos...? No es vicio, es que me convienen...Bien à vous.

    ResponderEliminar
  22. Belkys, buscaré esas fotos y esa reseña...¿en tu blog, supongo? Gracias

    ResponderEliminar
  23. El que anda perdido no es el personaje, soy yo, que ya no sé ni en que año vivo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Manuel, un gusto visitar tu blog. Muy interesante. Estoy tratando de seguir la pista de toda la secuencia de Sin pijama y sin recuerdo.
    A veces ya no se si es realidad o ficción.
    Felicidades.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante tu escrito. Un placer conocerte y seguirte. Muchas bendiciones, me quedo para seguir deleitandome!!

    ResponderEliminar
  26. Carlos Galeon, no te desanimes...para mí la confusión es creativa...¡Gracias, profesor! Abrazos

    ResponderEliminar
  27. Ese giro a la Historia está genial (en cuanto tema literario). A ver qué cosas le van a pasar en Caracas. Te sigo, te sigo.
    Y te abrazo.

    ResponderEliminar
  28. ¡Gracias Tania! Mañana publico, espero mi vaina caraqueña...Te espero, te espero...y te beso

    ResponderEliminar
  29. Manuel:
    me gusta la historia, siempre nos sorprendes con la trama. quiero saber què cosas le van a pasar en caracas¡
    abrazos

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!