lunes, 11 de julio de 2011

Entre mujeres


Disperso y concentrado.
Entre mí y entre las cosas.

(Ernestina de Champourcin. Foto Manuel Mª Torres Rojas)

26 comentarios:

  1. La cuestiòn es no abusar de la "dispersiòn".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buena fotografía.

    Esta noche tengo una cita con tus letras. Si no se va la luz, vendré a disfrutarlas.

    :)

    ResponderEliminar
  3. ¡De acuerdo Gaucho! Pero...no es tan fácil. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Andri, querida: entre dos mundos, un puente literario y mi beso de futuro amante...

    ResponderEliminar
  5. si es que es como para dispersarse!!! y no un poco.
    Como siempre preciso y precioso el click de tu cámara
    un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  6. Bella imagen vale más que mil palabras si es captada con tu cámara y ojo clínico jajaja es divina.
    Entre mujeres la vida se ve de otra forma diferente a la de los hombres.

    Besos de mujer, para un hombre...

    ResponderEliminar
  7. Ya veo que estabas super concentrado... tienes buen gusto para los grupos...

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias Olga, amiga querida! Y el caso es que yo soy más bien un ente de individualidades...¡Hale, al fresco de la brisa andaluza!

    ResponderEliminar
  9. :))
    es cierto,
    hay que estar muy atento para encontrar esa perspectiva, que por supuesto, no es nada fácil... jaja. encuadrar el plano en dos líneas paralelas es para especialistas :))

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Gracias Esilleviana! Atento al desdoblamiento de cuerpos y almas...¡vaya especialidad la mía! Abrazos como almendros de marzo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Gracias Leamsi! Para mí la fotografía fue mi segunda novia...Abrazos

    ResponderEliminar
  12. ¡Gracias querida MA! Hombres y mujeres, personas con distinta conformación de sus hemisferios cerebrales...Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Buen gusto, mucha concentración, un enfoque perfecto y como resultado una sugerente fotografía. ¡Genial! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. para ésto:
    ¡manos que me disteis gloria
    manos que me disteis miedo!
    Con finos dedos tomasteis
    la ardiente flor de mi cuerpo…

    D. Agustini
    encontré este poema y pensé en unas manos jajaj
    para esto podrían servir unas manos...

    gracias por ofrecerme a P. Garfias, me ha gustado leer algunos de sus poemas.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Gracias, amiga Alma! No sé, no sé...son chicas, mujeres que viven en el mundo, en la ciudad y...yo estaba allí. Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Esilleviana, amiga, todavía mis manos están tendidas...¡tómalas en tus sueños!
    Gracias a ti por lo de Agostini. Abrazos

    ResponderEliminar
  17. me gusta lo que leo..
    sigo por aquí, con tu permiso(en realidad sin él)
    cariños

    ResponderEliminar
  18. Obviamente estabas muy concentrado, disperso en sueños poco poéticos...Para ingresar al mundo de las mujeres, se necesita magia, y una buena varita que te indique la dirección...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Linda foto, por certo num dia quente de verão :)

    Um abraço.
    oa.s

    ResponderEliminar
  20. Increible te distrae la vida muchacho Disfrutala es gratis nadie te cobra
    un beso

    ResponderEliminar
  21. No te me disperses mucho corazón que te desvaneces
    Más besos

    ResponderEliminar
  22. ¡Gracias Lobamarino! Esta casa es tu casa y yo, tu humilde servidor y amigo de letras. Cariños para ti.

    ResponderEliminar
  23. ¡Gracias Taty! ¿Me prestas tu magia y la varita? No lo consigo, pero...hago buenos intentos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. ¡Gratitud y cálidos abrazos para OcéanoAzul! Me gustó tu blog...

    ResponderEliminar
  25. ¡Gracias MuchadelaTorre! Llevas razón: la vida es gratis, aunque pagas un precio...¡el final siempre es el mismo! Abrazos y respetos

    ResponderEliminar
  26. ¡Ay mi querida Cuarentañera! ¡Qué requetebién me entiendes! Besos, so "pillina"...

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!